Regreso 1

De vuelta del viaje a Madrid. Sin demasiadas anécdotas, pero con un gran cansancio, un enorme cansansio. Uno de esos cansancios que nubla todo lo demás con su presencia. Una sensación de pesadez y amodorramiento en brazos y piernas y un desprecio inimaginable por los trenes (sobre todo por el Talgo). Y sin carnet, que lo renové hace un mes escaso, y se ve que lo he perdido. Fantástico.

Entradas populares de este blog

Leyendas de pasión - Edward Zwick

Un agujero en la alambrada - François Sautereau

Ideas de bombero - Andreu Martín