Google+

lunes, 26 de octubre de 2009

Rising Stars - J. Michael Straczynski



Terminado, tanto la serie en sí, como sus spins off.

Rising Stars, del que ya hice un pequeño comentario hace unas semanas, nos cuenta la historia de 113 niños con poderes, cómo se alían o enemistan, a quién venden o no sus lealtades y, en general, cómo utilizan sus poderes. Eso es el centro de Rising Stars.

En España, al menos, la serie está presentada en cinco tomos. Los tres primeros constituyen la serie en sí, y los dos últimos tienen unas historias más o menos desligadas del núcleo original, en la que se ahonda más en determinados personajes: el machote palatinesco, la tipa que mueve cosas pequeñas y el lunático que habla con los muertos, concretamente.

La serie:
Tomo 1: se nos presentan a los personajes y todo parece bastante original (dentro de lo que cabe), divertido, oscuro y más o menos realista (salvando el hecho, claro, de que los críos tengan poderes). Ya se empieza a contar quiénes van a ser buenos y quiénes malos.

Tomo 2: hay una mala malosa y pasan todo el tomo para enfrentarse a ella. Un coñazo, ni más, ni menos. Es al final de este tomo cuando se empieza a inferir de qué va a ir el final de la historia. SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER: los especiales, los críos con poderes, van a intentar hacerse con el dominio político de EE.UU. y cambiar el mundo. Ois, qué bonito.

Tomo 3: los especiales que quedan vivos (unos 60, creo recordar) ya están más aliados entre sí que nunca. Los que eran malos han dejado de serlo porque a base de palabras y toñas les han convencido de que no es lo correcto y ahora los especiales viven una utopía anticapitalista en la que el único mal es el de la estupidez y obcecación estadounidense. Y, poco a poco, van cayendo. Los especiales tendrán poderes, pero tienen un número limitado y pequeño. Humanos hay muchos y siempre es divertido fabricar más, ya me entendéis.

Tomo 4: spin off de lunático que habla con los muertos. Sinceramente, me parece la historia mejor hilada de Rising Stars. No amplía, en absoluto, la trama creada previamente, pero es una historia bonita, conclusa, en la que se presenta de verdad al personaje (cosa que no se hizo antes) y en la que muestra una psicología emocional. El sumun, vaya.




El machote palatinesco.

Tomo 5: spin off del machote palatinesco, super aburrido y de la chica que mueve cosas pequeñas y trabaja como asesina para la C.I.A. Este último relato es bastante ameno e interesante aunque no pude obviar la sensación de que resulta tópico en exceso y, por ello, era bastante previsible. Con todo, está por encima de la media de la serie.

En resumen: una historia aceptable (no más), con unos personajes ligeramente desarrollados (de 113 nos presentarán a 25 o así, y de esos... 3 (quizá 4) tienen algo que llamar psicología (dos de ellos porque les dedican el spin off, que si no, ni eso) y... poco más. Salvo que os gusten mucho este tipo de historias de superhéroes con multitud de personajes, no os toméis la molestia.