Google+

sábado, 1 de marzo de 2008

Historias de cronopios y de famas - J. Cortázar

Historias de cronopios y de famas es un conjunto de relatos agrupados en cuatro separatas: Manual de instrucciones, ocupaciones raras, material plástico, e historias de cronopios y de famas.

Toda la obra es bañada por un estilo surrealista, humorístico, incluso en sus partes más dramáticas o cínicas, con un hilo que cae en la lógica absurda a menudo en una permanente búsqueda de descolocamiento y sorpresa del lector.

Manual de instrucciones: instrucciones de, por ejemplo, temas tan comunes como dar cuerda a un reloj o subir escaleras, a otras tan rebuscadas como matar hormigas en Roma, que no en otro sitio. Una adjetivación densa, perfecta, una visualización detallada y unas metáforas llenas de connotaciones llenan esta primera parte; por ejemplo, el famoso texto del reloj:

"Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo".

Ocupaciones raras: esta parte tiene los relatos más largos del libro. En ésta podemos encontrarnos textos tan irónicos como Pérdida y recuperación del cabello o tan críticos como Conducta en los velorios. Es posible que resulten los textos menos frescos de leer, pero son los que con más claridad se refieren a la realidad. Así, el nivel de comprensión se ve bastante facilitado respecto a los manuales de instrucciones.

Material plástico: para mí es la parte más imaginativa, más lograda, más emotiva y, a la vez, la más abstracta, la más cruda:

"Cante una sola nota, escúchela por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado".

Los espejos en la isla de Pascua, o la humillación de bicicletas y perros, considero, fomentan todavía más esta sensación de imaginación abstracta. Otros relatos como Tema para un tapiz o Las líneas de la mano, de belleza mórbida, así como el encantador y triste Acefalia. Realmente, el nivel de los relatos de esta tercera parte, es altísimo.

Historias de cronopios y de famas: donde se nos presenta a los cronopios, los artistas liberados, los individuos más allá de su sociedad; los famas, la gente rica, ordenada, jerarquizada; las esperanzas, el ser humano medio, a caballo entre dos mundos. Las relaciones entre ellos, las exageraciones casi dolorosas, la representación descarnada que levanta enorme simpatía y condescendencia por los cronopios, maltratados por el mundo y por los famas.