Aniquilación - Alex Garland



El 12 de marzo Netflix estrenó en su plataforma esta película de Alex Garland, quien con Ex Machina, su opera prima, ganó un Oscar a mejores efectos visuales y fue nominado a mejor guión original. Aniquilación no lo tuvo tan fácil como su predecesora y se encontró con que no iba a tener distribución internacional… y ahí entró Netflix para alegría de muchos y desprecio de algunos.
The shimmer
Lena (Natalie Portman) recibe, por sorpresa, el regreso de su marido, Kane (Oscar Issaac), un militar desaparecido en una operación secreta un año antes. Ya mientras cenan ve que las cosas no van bien. Kane tiene la memoria muy borrosa y de pronto empieza a ahogarse en su propia sangre. De camino al hospital tres vehículos bloquean el paso de la ambulancia en una alocada maniobra.

Who you gonna call? Girl scientists!

La misión secreta no fue en Afganistán o en Irak, sino que se desarrolló en los propios Estados Unidos, en un área rodeada por una pared intangible de un nacarado brillo jabonoso («the shimmer») que se expande de forma lenta pero imparable. Esta región, a la que llaman Zona X, ha sido investigada por diferentes equipos militares pero ninguno ha regresado. Y ahora se va a enviar un duodécimo grupo formado íntegramente por científicas: una psicóloga, una antropóloga, una geóloga, una física… y una bióloga, Lena, que se une al grupo en el último momento para investigar qué le pasó a su marido y descubrir si puede ayudarlo.

Si hasta ahora las cosas no eran muy normales, esperad a cruzar la cortina jabonosa…
Muchas preguntas, algunas respuestas
Aniquilación es un espectáculo muy visual que se mueve entre una ciencia ficción accesible pero sin facilidades ni hoja de ruta, y un terror que, personalmente, me parece bastante tosco. Es una de esas películas con más preguntas que respuestas protagonizada por un equipo de científicas de discutible preparación (estas chicas debían de ser el equipo suplente —o heredero— de la Prometheus) o con escaso interés en despejar las incógnitas o sobrevivir. Si ignoramos esto último, que solo puede ser útil para valorar la solidez del texto o hacer una comparación de películas del género; nos quedan unas ideas interesantes como la recombinación genética despiadada de la Zona X, eje principal de la película, y algún interrogante medio olvidado como qué pasa con el desfase temporal inicial.

Aniquilación es una película curiosa e imaginativa llena de decorados y secuencias hermosas y terribles a la vez, que de algún modo me recordaron a las extrañas formaciones que Lem describe en Solaris. Es difícil hablar de ellas sin reventar sorpresas, así que voy a poner de ejemplo la planta repleta de flores diferentes, un hermoso monstruo recombinante que ya nos deja claro lo mal que pintan las cosas para las científicas.


Simetríadas, asimetríadas y aniquilacioníadas.

El tema de la recombinación, uno de los motivos principales del guión, no se deja atrás en ningún momento; e incluso cuando parece que no está teniendo una presencia marcada, es difícil no preguntarse si no lo estará haciendo de una forma algo más sutil. ¿Están mutando rápidamente en todo momento? ¿Algo las amenaza desde dentro? ¿Cómo es posible que Kane sobreviviese tanto tiempo en esas condiciones?

Los misterios son interesantes y el peso de la duda está bien gestionado. No siempre parece cuidarse su camino hacia una resolución, pero sí se cuida el efecto que consigue en los espectadores. Según busquéis respuestas o no, puede que Aniquilación despierte en vosotros opiniones muy diferentes. Quizá Garland tenga alguna respuesta más (o la conozca gracias a la novela homónima de Jeff VanderMeer en que se basa su adaptación); pero hay mucho que la película deja en el aire.
El terror
En general Aniquilación es una película entretenida con ideas interesantes a pesar de todos sus peros, como la discutible capacidad del equipo de investigación, la aparente falta de lógica de la nula preparación militar o defensiva que llevan al otro lado, etc. No hace falta que detallemos sus problemas uno por uno; pero hay algo que no le acaba de funcionar nada bien: el terror.


Así muere la república… A tiros, como en España.

Hay películas de ciencia ficción y terror memorables, como por ejemplo El octavo pasajero; pero Aniquilación no es capaz de mantener esa tensión, esa angustia. Hay un terror pero casi porque nos explicitan que lo hay. Solo falta que alguien pida verbalmente que lo sintamos. Los personajes están atemorizados, y no es para menos, pero ese terror tiene, en mi opinión, poco efecto al otro lado de la pantalla. Con el potentísimo efecto de ese mundo recombinante y despiadado, con ese tratamiento del sonido y la capacidad del reparto, los monstruos terroríficos parecen una patochada. No se aprovechan demasiado y no producen apenas ningún efecto.
Gracias por un buen final
En este bloque voy a dar mis impresiones sobre el final de Aniquilación. No he leído la novela así que supongo que puedo haber malinterpretado cosas; pero, de todos modos, considerad que puede haber spoilers considerables. Leed esto bajo vuestra responsabilidad.

Decía Syd Field que los diez primeros minutos de una película son especialmente fundamentales porque son en los que, como espectadores, decidimos si la obra nos gusta o no; pero también debería destacar los diez o quince últimos, porque van a marcar drásticamente la impresión final. En general considero que un final chapucero no hace que una obra hasta entonces buena sea repentinamente mala; pero es innegable que pueden empañar impresiones del mismo modo que pueden darles luz… y el de Aniquilación me resultó muy satisfactorio.

Plantas, complejas estructuras de cristal, bosses del Dark Souls. Aquí hay de todo.

Se trata de un final abierto, poco esclarecedor (lo que probablemente haría que a Field ya no le gustase), pero al mismo tiempo tiene una interpretación bastante optimista. Desde el principio nos han hablado de la recombinación de la Zona X, y las científicas han olvidado casi tres días de sus vidas al cruzar el campo vertical iridiscente; una chistera de la que sacar casi cualquier conejo. Por un lado podemos pensar que los personajes que están allí en el momento final son los verdaderos personajes pero que han sido alterados por la Zona, o que son las reconstrucciones que vimos que existían. O que una persona lo sea y la otra no.

Esta última perspectiva me parece la más sencilla. Que ese Kane sea un clon de la Zona X y que Lena sea la primera Lena (con las modificaciones genéticas que pueda tener en ese momento). No obstante, dentro de la Zona vimos que cuando la bióloga tocaba al ente sin rasgos, le daba los suyos; como si aquel cuerpo los desarrollase por contacto, como si se apropiase de su expresión fenotípica. Quizá ese brillo que se ve en los ojos de Lena no sea más que eso; la expresión final de las modificaciones que la Zona X ha imprimido en los códigos genéticos de Lena y su reacción al contacto con otroKane. Esta fue mi interpretación del momento, aunque en internet se pueden encontrar muchas otras. Hay quien ha escrito hipótesis muy sugerentes, la verdad.
Conclusión
Aniquilación es una película correcta y tiene unas ideas interesantes, pero está afectada por un segundo tercio poblado por un terror que no es capaz de explotar en condiciones. En cualquier caso se trata de una película muy digna. Así sí, Netflix; ojalá nos traigas más películas como esta.

Entradas populares de este blog

Leyendas de pasión - Edward Zwick

Merlí (Temporada 1) - Héctor Lozano

Ideas de bombero - Andreu Martín