Google+

domingo, 29 de noviembre de 2009

Spaced (1ª temporada).

Hace unos meses, un amigo me pasaba una serie llamada Spaced. Yo, en mi tónica habitual en cuanto a este tipo de productos se refiere, la dejé esperando y esperando, a lo mejor estaba dejándola madurar, o algo. Con los libros no me pasa, con videojuegos, series y películas sí. Debe de ser por algo inherente al formato.




El caso es que esta semana empecé a verla. El primer capítulo me pareció muy divertido y planteado de forma muy interesante, el segundo me pareció que perdía un poquillo y pensé "la típica serie que marca un estándar inicial y luego cae, y cae, y cae, y sigue cayendo vertiginosamente hacia un pozo sin fondo en el que la espera el Gran Terror sin Nombre". Luego, dado que me la habían recomendado, y que el recomendador es una persona con gran criterio, pensé "no, no debería ser así". Así que este fin de semana vi los siete primeros capítulos. Volviendo a ver los dos primeros. Sí.

La serie es, indudablemente, divertida. El ritmo es ágil, las situaciones son bastante normales pero no por ello carentes de gracia, los personajes están bien diseñados y el estilo de humor es completamente absurdo. Más absurdo de lo que muchas series de humor absurdo nos tienen acostumbrados. Sus gags, en imagen real, tienen cierta tendencia a las técnicas de Padre de familia: "es como cuando...", y tras esta frase inicial, que suele terminar con cualquier estupidez inverosímil, nos enseñan algo que resulta mucho más inverosímil incluso. Sí, Spaced recurre a eso una y otra vez. A eso y a diversos running gags (como el del pintor y el qué se dedica a plasmar - que sale, si no recuerdo mal, tres veces).

Aparte de esto, la constante referencia a videojuegos y películas frikis es destacable. Resident Evil 2 y Tomb Raider ¿II? (lo siento, me parecen todos iguales) son dos juegos a los que se le ve jugando directamente; hacen referencias a La Guerra de las Galaxias (muchas), Encuentros en la tercera fase o Blade Runner. El aire de la serie es, pues, muy friki.

Argumento:
Tim es un dibujante frustrado que trabaja en una tienda de cómic y que tras dejar la casa de su novia (porque ella estaba con otro), se va a vivir con Daisy (una aspirante a la vida de periodista). La serie se centra en cómo les va la vida tras empezar a compartir piso fingiendo ser pareja - por condiciones del alquiler de la casa - y de los extraños personajes que rodean sus vidas: Mike, el militar loco; Brian, el artista loco; Twist, la pija chunga; y Marsha, la madre frustrada y ajada.

En cualquier caso, una comedia divertida y recomendable con un humor bastante diferente al de las más vistas ahora mismo.