Invadida Polonia...

es mejor jugar las cartas. Hasta el final.

Y fin de las clases.

Entradas populares de este blog

Leyendas de pasión - Edward Zwick

Un agujero en la alambrada - François Sautereau

Ideas de bombero - Andreu Martín