Google+

miércoles, 25 de marzo de 2009

El último deseo - Andrezj Sapkowski

Comencé con este libro debido a continuas recomendaciones (tanto en este foro, aunque muchos dijesen que lo bueno empezaba en el tercero; como en mi círculo de amigos) y me ha dejado un gran sabor de boca.

Tiene un estilo rápido, directo, enormemente ágil; un vocabulario bastante enrevesado entremezclado con unas charlas muy toscas y pueblerinas de vez en cuando. El mundo parece bastante sólido, pese a la estructura en cuentos sueltos unidos por un precario relato en el monasterio en el que se desarrolla La voz de la razón.

El personaje es un típico personaje carismático que, a primera vista, no me tiene mayor gracia. Es carismático, valiente, 'justo' y 'noble' y está claramente diseñado para que caiga bien (habrá quien lo odie, desde luego, porque siempre hay quien odia que te intenten imponer que un personaje caiga bien o mal. Los demás personajes de la obra me han gustado, pese a que no se les dé una gran relevancia.

Yennefer, como la típica hechicera oscurilla, arrojada, tenaz hasta caer en la mala valoración del riesgo.
Jaskier, el típico bardo pervertido y pendenciero.
Nenneke, como el contrapunto de mesura, calma y reflexión que le viene perfecto a la obra.
Iola, un cauce para el relato, pese a su escaso protagonismo.

Los relatos, bastante cortos y entretenidos, nos relatan las peripecias de Geralt, un brujo (cazador de monstruos sin inteligencia, los monstruos, no él) a través de diversos trabajos que lleva a cabo. Es un libro ameno, rápido y divertido y he agradecido esta lectura como la lluvia en verano.