Google+

lunes, 5 de agosto de 2013

Doce monos - Terry Gilliam

En un futuro en el que el ser humano ha sido barrido de la faz de la tierra, condenado a vivir bajo suelo, James Cole es enviado al pasado para intentar salvar a su raza.



Tenía un gran recuerdo de Doce monos. Muy bueno. Recordaba haber visto casi juntas Doce monos y Seven; muy juntas y con trece años, ambas me habían conquistado. Ha pasado el tiempo y tocaba darle un segundo visionado. Como con Seven, la cogí con miedo a que me decepcionase. No lo ha hecho. Es cierto que ha perdido con los años pero sigue siendo una buena película y un digno entretenimiento.


Los personajes:
- James Cole (): presidiario condenado de por vida, ve una salida cuando lo escogen como "voluntario" para hacer un viaje en el tiempo para conseguir el virus que ha acabado con la humanidad casi en su totalidad.
- Jeffrey Goines (): hijo del dueño de una importante farmaceutica, Jeffrey está ingresado en un psiquiátrico por una grave esquizofrenia. Si, mientras veíamos la peli hicimos mil chistes sobre Leffrey/Joffrey y tal.
- Kathryn (Madeleine Stowe): reconocida psiquiatra, encuentra a Cole durante su primer viaje y, obviamente, piensa que está loco.


Los actores:
- Brad Pitt estuvo nominado al Oscar por su interpretación en Doce monos. Pero para apreciarla, tendrás que verla en versión original porque el doblaje al castellano el terrible. En vez de parecer una gran actuación, estamos viendo al peor Jim Carry, al de Enigma. Así de horrible es.
Madeleine Stowe cumple, junto con Bruce Willis.
Aunque aparte de Pitt, el reparto no cuenta con actores especialmente brillantes, se equilibran muy bien entre si y hacen que el trabajo salga adelante.



El guión:
- es difícil hacer una obra con continuos saltos en el tiempo. En Doce monos, aunque con un par de "peros" consiguen un buen resultado. Los saltos están bien hecho y me gusta la sensación de que hay una constante, Kathryn. Me recordó muchísimo al maravilloso Desmond de Perdidos. 

Doce Monos tiene fallos: la repentina fe de Kathryn en Cole, dar mil vueltas a un tema para nada, y mil detalles más de la trama que podrían estar mucho mejor. Pero no lo han hecho así. ¿Podría estar mejor? Sí. ¿Han conseguido un buen resultado? Pues también.



La dirección:
- la dirección por sí misma le ha dado un -1 a la película. Es... es un desastre. Los cambios de plano son un sinsentido, las escenas de acción son torpes y confusas, los planos demasiado oblicuos... Hemos visto muchas películas con una dirección poco al uso y con grandes resultados pero en Doce monos ha quedado horrible. Sin duda, lo peor de la película.

Nota: un 7. Una buena distopía, muy recomendable.