Google+

jueves, 8 de agosto de 2013

Crónicas marcianas - Ray Bradbury

El ser humano, en su afán colonizador, decide emprender el viaje hacia Marte.



Tras aburrirme con Ubik lo que no está escrito y amargarme con El segundo sexo, necesitaba una lectura que me animase y trajese algo de alegría a mi vida. Alicia, tras hablar de lo mucho que me había gustado Fahrenheit 451 me recomendó muy mucho Crónica marcianas. ¡Y cuánta razón tenía! Ha sido una lectura agradable y agradecida como pocas, además de ser un gran libro. Como me estoy emocionando demasiado ya en la entradilla, mejor empiezo con la reseña.

Los cuentos cortos:
- para relatar la llegada de la humanidad a Marte, Ray Bradbury escogió un formato difícil: el de los cuentos cortos. Por suerte, la pericia del escritor ha hecho que sea un libro maravilloso. Los relatos cortos permiten que leamos todos los puntos de vista, marcianos y humanos. Con su miserias y sus bondades, con miembros de cada sociedad con diferentes posturas e intereses enfrentados. 

Los mejores relatos:
- Ylla: vivo reflejo de como es la sociedad marciana. Es precioso, de los mejores.

- El contribuyente: un pobre hombre se empeña en viajar a Marte. ¡Que para eso paga él impuestos! Me reí muchísimo con este relato, a pesar de ser de los más corto.

- La tercera expedición: o como usar los sentimientos más nobles de los humanos en contra de sí mismos.

- Usher II: me encanta por las referencias a Farhenheit 451. Como ir a Marte huyendo de los bomberos y que estos te esperen tras la siguiente duna. 

- El marciano y Los años largos: porque a nadie le gusta estar solo. 

- El picnic de un millón de años: dejando un rallito de esperanza. Un final dulce para un gran libro.


Hay tantos temas diferentes que se tocan en un libro tan pequeño que no sé a cuál dar más importancia. A falta de ideas, me conformo con una pequeña lista:
- los marcianos, tan parecidos a la sociedad de los años 50, con roles claramente diferenciados entre hombre y mujeres. De aspecto frío y mesurado pero con sentimientos exactos a los humanos: celos, envidias, ira y sobre todo, miedo a lo desconocido.
- Me encantó que la humanidad arrasase a los pobres marcianos por pura casualidad, a manos de un virus. Clara referencia a la conquista de América.
- La idealización de la civilización marciana cuando esta está casi extinta. Siempre pensamos que lo que hay fuera es mejor, más eficiente, más noble... y no tiene por qué.
- El trauma de los blancos ante la huida de sus criados negros. Porque nadie va a hacer el mismo trabajo por tan poco sueldo.
- El incondicional amor que solemos tener por la tierra que nos vio nacer. Porque renunciar a una tierra prometedora y un gran futuro para volver a una civilización en decadencia, tiene delito. 
- La soledad, más que ningún otro sentimiento, inspira los relatos cortos de este libro. La soledad y el miedo a ella, la soledad por elección, la soledad disimulada con aparatos electrónicos, con mentiras, con disfraces...


Nota: un 10. Estoy encantada con este autor, lo único que lamento es no haberle prestado más atención antes, porque es de lo mejor.