Google+

domingo, 12 de julio de 2009

Bautismo de fuego - Andrzej Sapkowski

La quinta novela de la saga de Geralt de Rivia devuelve el protagonismo al brujo albino (gracias a los dioses) y deja de centrarse tanto en Ciri y en la, cada vez más, insoportable Yennefer (en serio, no sé cómo nadie puede soportarla...).

El estilo crudo y directo de la saga se mantiene y se hace, tal vez, más patente de lo normal en todas las descripciones de las acciones bélicas, lejos de La Carga de Rohan y otras acciones.

Además, como añadidura, en esta entrega se presenta al personaje que más me ha gustado de las cinco que llevamos, el barbero Regis. Sencillamente perfecto. Las sorpresas y la implicación con él son lluvia de verano, al mismo nivel, casi, que la vuelta al protagonismo de Geralt.

La historia avanza en dirección Sur, con un Geralt que se repone de lo acontecido en Tiempo del odio en Brokilón, y como, en compañía de Milva y Jaskier parte hacia Nilfgaard a buscar a Ciri. Luego, durante el camino, cuando se van uniendo otros personajes.

Personalmente, me parece la mejor novela de las entregas, sin llegar al toque veloz y fresco de los relatos cortos pero con un desarrollo más entretenido que el de las dos entregas anteriores. A muchos niveles, la trama no es que avance mucho (Geralt empieza el libro planeando ir a Nilfgaard a buscar a Ciri y... bueno, al final del libro aún va por el Yaruga y tampoco es que haya obtenido mucha más información sobre la chiquilla).

No obstante una novela entretenida, amena y, en mi opinión, más interesante en desarrollo que La sangre de los elfos y Tiempo de odio.