Google+

viernes, 27 de febrero de 2009

Series...

Alias: la empecé a ver por ser del creador de LOST y Fringe, dos series que me gustan, pero no hay por donde cogerla. Es aburrida y cutre. Su gran aspecto positivo es que la chica es guapa. Poco más tiene. Conseguí acabar el primer capítulo.

Black books: humor absurdo sin gracia de ningún tipo sobre un tipo que tiene una librería. No aguanté ni 15 minutos.

Samantha Who?: una mujer queda en coma y, cuando despierta, no recuerda nada de su vida anterior. Según va recordando, descubre que antes era una zorra de cuidado y ahora quiere cambiar. Divertidilla. No es una gran serie, pero se deja ver.

Crusoe: la historia de Robinson Crusoe. Pensaréis, ¿y esto da, realmente, juego para una serie? La respuesta es no. El piloto dura una hora y veinte (eso no es un capítulo de serie, es una película) y podemos ver a un Crusoe que deja en braguitas a McGyver colocando trampas por su isla. La dejé de ver a la media hora.

Chuck: la historia de como un mindundi que trabaja en un servicio técnico recibe información confidencial y, de repente, se ve envuelto en un huracán de tiros y conspiraciones.

Bones: a decir verdad, la empecé a ver hace bastante, pero ahora la retomé desde el principio y, pese a su total falta de cohesión (la primera temporada consta de capítulos sin relación alguna) se deja ver y resulta interesante. Puede tener escenas desagradables para algunas personas.

Dollhouse: sé que empecé a verla y la quité un rato después, pero no recuerdo qué era lo que me echaba para atrás de la serie. Han sido demasiadas hsitorias en poco tiempo.

Scrubs: vi un capítulo, fue divertidillo pero no he seguido con la serie. La seguiré viendo y consolidaré mi opinión.

The office: una serie interesante (no más) que describe bastante bien el ambiente de competencia y putadas de una oficina (al menos el que yo me imagina, con esa secretaria vapuleada vilmente, esos trabajadores vagos y cretinos...). Su gran defecto, razón por la que solo he visto un capítulo, es que el jefe es un personaje demasiado histriónico y cargante. 

Cómo conocí a vuestra madre: no la he visto "ahora que he caído enfermo", la empecé hace cuestión de mes y medio (creo) y me he puesto a ritmo de emisión (van por la mitad de la cuarta temporada). El ritmo es muy ágil, el guión es divertido, rápido; los personajes desbordan carisma y, capítulo tras capítulos, se hacen con el cariño del público. Muy divertida y totalmente recomendable.

Monster: este es un anime basado en un cómic (manga) bastante oscurillo y sobrio. Sencillamente, esas estridentes voces típicas japonesas me han echado para atrás. Me daba dolor de cabeza. ¿Por qué a las chicas en los animes les ponen voces de chiquillas siendo violadas o apalizadas o algo así? Una lástima...

Ese es mi resumen de series.

Hale, aquí queda.