Google+

sábado, 12 de abril de 2008

Call of duty 4: Modern Warfare

Tras varias referencias en El Palacio de los Sueños a este maravilloso juego del equipo de desarrollo Infinity Ward, he decidido comentar las razones que me han llevado a considerarlo la quintaesencia de los shooters.

La historia nos coloca en la piel de un miembro de los S.A.S. británicos, Soap McTavish; y en la de un miembro de los Marine estadounidenses, Paul Jackson; en la actualidad (primer gran acierto de este juego: ¿quién no está harto de la Segunda Guerra Mundial en cuestión de videojuegos?).

A lo largo del juego nos obligarán a encarar distintos tipos de misiones: más encaradas a la acción y al tiroteo arcade con los Marine; más enfocadas a la infiltración y a la planificación con los S.A.S.

El guión, contra todo pronóstico, habida cuenta de lo malo y pobre que suele ser en este tipo de juegos, es fantástico. La presentación de las misiones, en vista satélite, y el acercamiento hasta la visión primera persona que durará hasta el término de la misión es exquisita. Cómo encajan las tramas de un grupo y otro, cómo evoluciona la historia, cómo empiezas a odiar a algunos personajes mientras otros se granjean cierto aprecio es, sencillamente, magistral.

Creo que muchos desarrolladores de videojuegos, e incluso de películas, tienen bastante que aprender de la limpieza y estilo con que se ha pulido Call of Duty 4.


Analizaría el guión de forma pormenorizada, pero es algo digno de ser descubierto mientras se juega. Sólo comentar que tiene puntos realmente magníficos: como la última misión con el marine, esos lentos, lentos pasos, como el flashback del capitán Price, cuando recuerda sus peripecias como francotirador en la devastada Chernobyl o como cuando estamos en lo alto de un avión brindando apoyo aéreo a las tropas en tierra.






A nivel técnico nos encontramos con un juego impecable: unos gráficos más que cuidados y lucidos: los detalles en las miras, los brillos en las armas, la visión nocturna, la infrarroja (nada que envidiar a ningún otro juego, salvo a Crysis, y aún así, ambos a nivel medio de detalle, ahí andan); una animación perfecta en los movimientos; unas voces conseguidas, sentidas, incluso en su doblaje al español; una gran variedad de armas que reaccionan de forma distinta al dispararse, incluidas las diferencias entre las modernas y carísimas armas americanas y las armas d ela mayoría de enemigos, como los Kalashnikov de toda la vida; unos modos de dificultad realmente bien calibrados que nos permitirán disfrutar de distintos enfoques de juego (en el modo veterano es imposible participar en un tiroteo a lo Doom).


Video inicio del juego


ESTE VIDEO ES ENORMEMENTE SPOILER, es el final del juego, y si lo veis, es bajo vuestra cuenta y riesgo. No digáis que no os he avisado, porque es el típico final que querréis ver por vuestros propios méritos. Lo pongo aquí para que todos aquellos que alguna vez lo han saboreado, puedan volver a hacerlo otra vez. Sencillamente genial.



Puntos positivos: apartado visual precioso: ropa, armas, visión nocturna, infrarroja, modo b/n, modo cine mudo... Ambientación actual. Argumento de calidad. Voces y diálogos, un sonido de calidad. Misiones variadas. Intriga, acción y, en modos de dificultad alto, cierta estrategia.

Puntos negativos: los perros son absurdamente difíciles de matar una vez que te atacan.

Nota: 10; un antes, un después.