Google+

viernes, 3 de junio de 2011

VISITAS DE C. EXTER. en Vigo

En otro orden de temas, me gustaría comentar algo referente a la organización de nuestra bienquerido sistema de Sanidad.

Hoy tuve que ir al médico por los resultados de una biopsia, una cita por la que llevo esperando... ¿7 meses? Quizá 8, no me acuerdo. Bien, el caso es que tenía cita para el 14 de Junio pero hace unos tres meses me cambiaron la cita para hoy, día 3 de Junio. Viernes. Aviso que me llegó por carta y al que sólo pude responder, en el mismo momento, si había algún impedimento que no me permitiera ir. Bien, vale, sí; pues 3 de Junio. Hoy.

Hoy me levanto, me ducho, desayuno. Redesayuno con Lau media hora después. Voy al ambulatorio (que tampoco es que me quede especialmente cerca, aunque no me queda tan lejos como a otros), llego allí, empiezan a dar nombres y nombres. El mío no figura y tengo vez para 10 minutos después. El papel que llevo en la mano así lo atestigua. Me levanto hasta la enferma y le consulto mis dudas. «No, de hecho la doctora no trabaja los viernes». Debí de mirarla como si me hubiera hablado en otro idioma o me hubiera dado runtime error: 216 por enésima vez. «¿Cómo? Pero mi cita es para hoy», insistí señalándole la fecha en el papel, como si fuera un seguro de vida más allá de cualquier circunstancia; el papel era la Biblia y yo la empuñaba. «Se habrán equivocado, ve a aquella oficina y que te lo expliquen. Es que de eso se encarga el Xeral». Vale, pues nada, de eso se encarga el Xeral.

En dicha oficina se me informa de que seguramente desde el Xeral se me haya llamado por teléfono para informarme de que se me devolvió la cita original, la del día 14, dado que la doctora no trabaja los viernes. Le explico que no he recibido ninguna llamada y su respuesta, toda argumentación y racionalidad, es: «bueno, a lo mejor tenemos mal apuntado tu número, o te quedó en el contestador automático, o algo». O algo, sí, o a lo mejor no han hecho nada de ello y, sencillamente, he perdido una mañana como un gilipollas porque alguien no sabe hacer su puto trabajo, ¿quién sabe?

Joder, ni que fuese tan difícil tener en el programa informático los horarios de cada médico y dar las citas en consecuencia. En fin... o tener en cuenta la voluntad del paciente, ya puestos.