Google+

martes, 31 de mayo de 2011

Laulau - Conoce a Albos


Albos y yo hemos decidido hacer un par de post para que nos conozcáis un poco más. Como somos una pareja entrañable y bienavenida, vamos a hablar de nuestros defectillos. Las cosas bonitas ya nos las decimos en la intimidad.

Albos: Albos es un chico inteligente, encantador y un buen novio. Pero tiene ciertas obsesiones y paranoias.

1) La persiana: Albos necesita la persiana completamente cerrada para dormir o eso cree él. No es cierto del todo. La persiana puede puede estar algo abierta si él no se fija. Pero como se fije empezará a dar vueltas y más vueltas sin poder dormir. No duerme él, no duermes tú.
2) La cama: la cama debe estar perfectamente hecha y apretada. Si no, tenemos la siguiente escena justo antes de dormir:
Albos: Lau, ¿qué haces?.
Laulau: Nada, sacar los pies fuera de las mantas.
A: Lau, ahora la cama está deshecha.
L: No amor, sólo he sacado los pies fuera, de mi lado.
A: Pero mi pierna está de tu lado.
Y entonces Albos se levanta para dejar la cama bien hecha, pero con mis pies fuera. El truco está en esperar a que se duerma para poder sacarlos sin molestias ^^
3) Contar cosas: los fines de semana los pasamos juntitos. El jueves solemos ir a hacer la compra. Esta es una conversación tipo a altura de miércoles.
Laulau: ¿Qué te apetece comer este finde?.
Albos: Pasta con palitos de cangrejo.
L: No, otra vez no.
A: Pero Lau, este mes sólo lo hemos comido dos veces. Eso quiere decir que hemos comido pasta con palitos un x% menos que el mes pasado.
Si, Albos lo cuenta todo.
4) Acabar sus frases. Albos necesita decir lo que tiene en mente y nada ni nadie serán capaces de impedirlo. No puede pararse:
Albos: ¿sabías que blablabla?
Laulau: No, pero no quiero saberlo. Albos, de verdad, no quiero oírlo.
Albos: Blablabla.
L: Que no, que no quiero que sigas. Es desagradable/no estoy de humor/no me apetece hablar de eso.
A: Blablabla… ya he terminado.
L: ...

Así es el encantador Albos.  Próximamente tendréis un encantador post en el que él os hablará de mi terrible falta de empatía, de mis despistes y de esos terribles momentos en los que hablo/escribo sin pensar. 

 Nota: un 9. Un novio sobresaliente.