Google+

miércoles, 26 de mayo de 2010

Cottar: arte

Los cottar consideran artes nobles la pintura y la escultura, sobre todo la escultura vegetal. Otras artes como la música, la danza y la literatura están peor consideradas, más enfocadas al entretenimiento y menos al disfrute artístico. La arquitectura no es considerada un arte en absoluto debido a su real funcionalidad.

La pintura cottar se ajusta muy poco a lo que perciben; se considera de buen gusto que el estado de ánimo del artista marque su obra: con diferente dureza en los trazos, con los colores dados en manchones gruesos, o con colores deformados, sugerentes emocionalmente. Las obras se exponían en Iledumhur y luego se pasean por todas las ciudades del reino para que puedan ser vistas y disfrutadas por toda la población. La entrada a estas exposiciones es muy asequible y la recaudación se utiliza para cubrir el gasto de transporte y cuidado de las pinturas.

La escultura vegetal, la jardinería de los Ar hum, es, sencillamente, noble a ojos de los cottar. Es, en esencia, tan artístico como la escultura en piedra y está dotado, además, del trato con los seres vivos. "La vida como material para la obra", dijo en su momento el sabio Urizón. Un ser vivo haciendo arte a partir de otros seres vivos. Son los artistas mejor pagados y los cottar pudientes suelen tener a algun Ar hum a su servicio. En Iledumhur, el rey cuenta hoy en día con la Ar hum más  famosa del momento, Aruala Erusit, hija del prestigioso Urus, de quien se comenta que aprendió el dominio de la senda curación para potenciar sus propias obras.

Se comenta que...