Google+

lunes, 31 de mayo de 2010

Click

Álvaro se inclinó sobre el cuerpo inmóvil con cierta inquietud. Quitó los cierres de seguridad del traje. Uno por uno irrumpían en un “Click” sordo y apagado. A su alrededor, el resto de la tripulación, ambos pilotos incluidos, presenciaban la escena.

“Click” sonó el último de los cierres. El oxígeno que todavía quedaba en el traje produjo un sonido sibilante al abandonar el traje. Álvaro llevó una mano al cuello del individuo, buscándole el pulso.
- Tiene pulso — dijo—. Débil, pero lo tiene.
En torno a él, caras de alegría conteniendo un feliz clamor.
- Ayudadme a quitarle el traje.
Roberto y Tobías se arrodillaron junto a él y entre los tres le retiraron el traje de supervivencia. Lo dejaron allí, tirado en el suelo. Los trajes de supervivencia son muy pesados e incómodos, aunque todo ello es un problema menor en ausencia de gravedad. Se colocan en armarios especiales entre varios y el usuario se lo coloca casi sin esforzarse, luego tiene que pulsar un botón, ya situado cerca de la mano para ser expulsado al espacio. Tras esto se da la alarma en la nave y se remite a la Nexo más próxima para su evaluación.
- ¿Nosotros tenemos de eso? —preguntó Marta.
- Supongo que sí —contestó Virginia—, creo que los hay en todas las E desde hace veinte años, más o menos.
- ¿La vieja no los tenía, entonces? —preguntó Sara.
- No, la vieja no los tenía —confirmó el Risitas.
- ¿Ibais a bordo de una E sin trajes de supervivencia? —preguntó Helena casi sin dar crédito a la información.
Nadie respondió. Las ruedas de la camilla hacían un ruido metálico al desplazarse hacia la enfermería, empujada por Álvaro.
- Os avisaré en cuanto haya noticias.
Todos observaron al patético hombrecillo que había salido del enorme traje. Un tío esmirriado con pelo largo para ser un hombre y rasgos suaves.
- Un científico, un informático o un ingeniero —comentó Roberto casi con decepción.
- O un capitán, o un capellán —comentó Virginia.
- Nah, tenía cara de pobre —se rió el jefe de los Asaltante ante las atentas miradas de la tripulación.