Google+

lunes, 5 de abril de 2010

Introducción a la magia canónica

Hay situaciones que van parejas. En el caso que nos atañe: los sortilegios que más utilizamos... serán, por ello, los primeros que queramos potenciar. Eso parece evidente: hacerlos más rápidos, más potentes, ¿verdad? A esto se añade un segundo factor que se vuelve especialmente importante cuando hay que hacer cosas de verdad, en plan serio: la economía del mana. Uno no puede gastar toneladas de mana constantemente porque, si no, es evidente qué va a pasar: se va a quedar sin nada con que hacerlo.

El mana es... la moneda del Arcanista. Si no tiene mana, aunque tenga un gran repertorio y una gran soltura con sus conjuros, no tendrá forma de pagarlos. En general, aquellos conjuros que más se utilizan son los que mayor esfuerzo se lleva a cabo para abaratarlos, por razones también evidentes. Esto, cabe destacar, es un proceso personal e intransferible; lo que a mí, por ejemplo, me permite rebajar el consumo de mana de un conjuro no tiene por qué funcionar para ningún otro Arcanista, y sólo enseñanzas generales a este respecto pueden ser pasadas de Maestro a Discípulo. La relación de cada Arcanista con la Dama es única. Irrepetible e incognoscible desde fuera.

Cuando hayáis decidido quién queréis ser y qué hechizos necesitaréis para ello, empezaréis a plantearos esta clase de cosas. No sabéis qué envidia me da el veros, tan despreocupados, tan llenos de posibilidades. La infancia es el mayor lujo que tendréis nunca, pequeños.

Por ahora, volviendo a algo más próximo y probablemente más interesante, hablaremos de las clases de magia que hay y de para qué sirve. Ya hemos hablado del Mente, Materia y Fuerza, ahora pasamos a...



Introducción a la Magia Canónica del Arcanista Úlvien, discípulo destacado del Gran Arcanista Elendir.