Google+

viernes, 12 de marzo de 2010

Cottar: iledumún

Idioma:


Los cottar tienen varios idiomas. En principio, su lengua oficial es el Iledumún, «la lengua de Iledum». Los otros se deben a la contaminación de los dublios y los doranos o a la mera evolución distinta que se fue produciendo al otro lado de El Paso, aunque por ahora se acepta que ésta es tan solo una variante dialectal, a pesar del notable esfuerzo que tienen que hacer los de un lado para comprender a los del otro.


El Iledumún es un idioma con una sonoridad fuerte, con una formación de palabras por agregación (Iledum, iledumhur (palacio de iledum), iledumún (habla de iledum). Las palabras en iledumún suelen tener bastantes vocales (predominan la «a», la «e» y la «u» - fonéticamente, me refiero, el alfabeto en sí no se parece demasiado al nuestro).


«Cottar» es una de las pocas palabras en las que hay el doble de consonantes que de vocales. Esto, que en principio fue considerado un extraño misterio por nuestros estudiosos, se debe (o al menos hoy lo achacamos) a que, muy probablemente, la palabra precedió bien a la evolución del iledumún o bien a la del pueblo en sí, habiendo sido bautizados por otra especie y adoptando luego los cottar la palabra. En este segundo caso, todo llevaría a pensar que habrían sido los doranos quienes crearon la palabra, por la más que considerable diferencia tecnológica respecto a las otras especies de Tilangibén, lo que, de muchas maneras, facilitaría explicar el hecho de la investigación y el estudio. El saber engendra dudas, las dudas engendran saber, en un claro ejemplo de retroalimentación positiva.


Otra palabra curiosa, como ya hemos dicho, es «Lorien», que se utiliza para designar a una diosa, a una hembra, pero termina en consonante, como los nombres de varón. Hoy en día hay varias teorías al respecto:


a) que esto se produjese tras reformas en el mito. Así, el nombre original habría sido Loriene o Lorienne – esto no está demasiado claro, aunque si fuese esa segunda opción, volveríamos a necesita una explicación parecida a la del nombre de la especie – un nombre claramente de hembra para una figura femenina. No obstante, en algún momento alguien habría llamado la atención sobre el hecho de que Loriene – o Lorienne – debería haber sido fecundada para engendrar a los cottar. Uno podría decir que es una diosa, que no tiene tales necesidades, pero parece que en el momento convenció a los religiosos, que decidieron crear un ser hermafrodita, que mantuvieron sus formas femeninas pero tuviera nombre de varón: Lorien.


b) que la vocal se haya perdido por desuso. Loriene, Lorien´, Lorien. Esto implicaría que se debió a mera dejadez de los cottar, algo que no puede ser descartado viendo cómo evolucionaron otras lenguas.


c) aceptar que los textos encontrados en Setebaruda - el asentamiento de las avesdetrueno - pertenezcan realmente a los textos santos originales en que los cottar anclan su fe. Según estos textos, Loriene (aquí sí, estos textos en mejor estado de conservación – o son más nuevos – no dejan lugar a dudas) habría tenido un hermano llamado Lorien. Este habría sido la víctima de todos los juegos y argucias de Urruk y habría muerto debido a los cottar, cuando el dios de la guerra los engañó para traicionar a su creadora. Ella habría adaptado el nombre del hermano y luego, en su nombre y con su cuerpo de mujer, habría castigado – maldito – a los causantes: «pagaréis sangre con sangre», pone en boca de Lorien. Parte de esto ya se incluía en otros textos aceptados como verdaderos que explican las dificultades del nacimiento de los bebés cottar.



Nombres: como acabamos de decir; en principio, los nombres acabados en vocal son para hembra y los acabados en consonante para macho. En cualquier caso, esto no es una constante y hay algunas hembras con nombres terminados en consonante y algunos machos con nombres terminados en vocal. No obstante, a los cottar les suele parecer extraño y, al menos, esbozan una leve sonrisa al oír estos nombres.


Cabe decir que el hecho de que algunas hembras se llamen como machos y viceversa, porque sí, porque sus padres así lo decidieron, serviría también para explicar lo de Lorien. Pero debido a que este nombre va a marcar parte de las bases de una cultura, resulta extraño que se deba a simple deseo del creador de la idea, aunque, desde luego, no sea una hipótesis descartable.