Google+

domingo, 21 de marzo de 2010

Cottar: educación y magia

Educación:
Los jóvenes cottar son instruidos en iledumún desde los dos años. Además se les imparten nociones de matemáticas y canon-mente (desde los cuatro), física, historia y geografía (desde los 6) y química, biología y medicina (desde los ocho), sin abandonar las materias que se empezaron a impartir antes. A los 10 años los jóvenes escogen una asignatura que eliminar – a excepción de iledumún, a la que no es posible renunciar – de posterior estudio. A los doce descartan otra y así sucesivamente cada dos años, hasta los 16. En este momento, aparte de iledumún escogen tres asignaturas de las anteriores, en cualquier combinación y una adicional a su elección: artesanías varias, artes, geología, astronomía, lengua extranjera, etc; o abandonan el estudio.

Excepciones:
Asistentes a Torre: los niños que manifiestan unas capacidades innatas superiores para la magia canónica son enviados a una Torre cuando tienen entre 3 y 5 años. A partir de entonces vuelven a su casa sólo durante los periodos vacacionales – en los meses 4-5 y 10-11 – pasando el resto del tiempo en dicha Torre. Allí reciben clases intensivas de magia – Mente obligatoria y una esfera a su elección, aunque en las Torres menores sólo se ofrecen Mente y Vida, las dos esferas más prestigiosas entre los cottar – así como una iniciación en el mundo de la ritualística avanzada: creación de rituales, modificación, potenciación y afinado; nociones que, pese a que los rituales sean comunes para todos los cottar, exceden el conocimiento estándar.

Escuela de Diplomáticos: debido a las constantes guerras y conflictos políticos con las otras especies inteligentes de Tilangibén, en Iledum existe una Escuela de Diplomáticos en la que las horas sobre matemáticas, ciencias formales, biología, química y medicina se encuentran muy reducidas; ya que en ellas se imparte, únicamente, conocimiento aplicado a la profesión que desempeñarán en un futuro. Matemáticas básicas, biología de las especies con las que se relacionarán, botánica de venenos y contravenenos, primeros auxilios, etc. No obstante, en la Escuela de Diplomáticos amplían conocimientos culturales de las otras especies: religión, política, costumbres, etiqueta, etc. Además, obligatoriamente, reciben clases en dorano y dublio, así como clases de arte y, más concretamente, actuación.

Los diplomáticos son personas importantes y destacadas, bien posicionadas y con ciertos poderes encargadas de tomar ciertas decisiones que podrían alterar drásticamente las relaciones entre pueblos. En cualquier caso, la peculiar nobleza cottar, unida a la fuerte inducción psicológica que los jóvenes estudiantes de esta escuela sufren desde pequeños da lugar a una casta prácticamente uniforme de gente educada con un código moral y un ideario casi completamente homogéneo que atiende, por completo, a las necesidades e intereses del estado.

Guardia de Iledumhur: en el castillo de Iledumhur se entrena a los jóvenes que formarán, futuramente, la Guardia Real. Como a los jóvenes de la Escuela de Diplomáticos se les inculca un determinado código y se les manipula, dándoles la forma deseada. El Arcanista Mayor hace visitas periódicas y analiza a los pequeños, comprobando si existe alguna fisura en el adoctrinamiento para evitar problemas futuros.

Estos niños reciben instrucción en el manejo de la espada tradicional: bastante ancha, pesada y resistente, con un filo de entre 65 y 70 cm – la que se usaba antes de que se popularizase la ideada para la Orden Negra, que es más larga y aguzada y se puede esgrimir con ambas manos –. Además, reciben entrenamiento con escudo, armaduras diversas y tiro con arco. Al igual que en el caso de los diplomáticos, estas horas se extraen de las asignaturas científicas, aunque en los últimos años se ha considerado que el estudio de la física puede ser ventajoso y útil en la estratégica militar, por lo que se ha hecho especial hincapié en esta materia.

Los jóvenes más aventajados ingresan, con la mayoría de edad, en la escuela de Estrategia y Liderazgo donde se les prepara para situaciones críticas y para dar órdenes a las masas.

Militares fronterizos: en las fronteras, los Potenciados pueden, cuando los niños alcanzan los 12 años, escoger a los más aptos para formar parte de la milicia local y, en este caso, son entrenados en el uso de las armas y se les dan nociones de supervivencia en situaciones desfavorables.




Magia:
Los cottar están naturalmente dotados para toda la magia: aptitudinal (hechiceril), esencial (brujeril), ritual y canónica (magia propiamente dicha). Culturalmente aceptan la magia – en todas sus variantes – como un hecho completamente común, todos los jóvenes son instruidos en los conceptos básicos de la magia canónica de forma obligatoria (canon: mente) y se les muestran todos los demás, para que tengan conocimiento de sus mecanismos y posibilidades. Cabe destacar, en este apartado, que los cottar no suelen mostrar inclinación por la magia canónica elemental, aunque estén, teóricamente, capacitados para ello.

La magia más avanzada se estudia en Torres. Las Torres son unos edificios que mantienen distancias de seguridad con cualquier zona habitada y en las que se prepara a los futuros magos. Cada una de ellas está dirigida por un Gran Arcanista – en general un Mentalista – y posee, además a 2 ó 3 Arcanistas asociados que desempeñan las labores de enseñanza con él.

Los Grandes Arcanistas, a su vez, están supeditados a un Arcanista Mayor, que aparte de sus responsabilidades como Gran Arcanista ostenta un cargo con tintes políticos y se ve obligado a analizar a todos los que compartirán la intimidad del rey para asegurarse de su fidelidad.

Las malas lenguas, rumores probablemente infundados, provinientes de las tierras de los doranos, insinúan la posibilidad de que muchos reinados se debiesen, en realidad, al Gran Arcanista que dominaría o manipularía subrepticiamente al rey para que atendiese sus deseos y su forma de entender el gobierno.