Google+

lunes, 22 de febrero de 2010

Sega Mega Drive

Tuve esta consola, y una MDII como sucesora fea, hace años. Bastantes ya, la verdad. Fue, sin duda alguna, la consola a la que más horas dediqué: unos juegos divertidos y bastante vistosos y con un gran sonido para la época. Y ayer, dado que mis viejas MD llevan mucho tiempo muertas, me decidí a hacerme con un emulador, un tal Kega, disponible en softonic y me hice con unos cuantos juegos que ya conocía, los tengo por casa pero nunca pude terminarlos y me picaba el gusanillo. Los juegos, salvo que sean malos, no se dejan a medias.

Y ¡qué divertidos son esos malditos juegos viejos!