Google+

lunes, 8 de febrero de 2010

Capitana

Tranquilamente, en su camarote, Virginia se desperezó mientras se sucedían los mensajes por el comunicador. Se notaba cierta tensión en los tripulantes, pero era normal. Cualquier día puede ser el último en una nave de clase E, sobre todo en una D36. Sólo quedaban cuatro naves más antiguas que ésta la última vez que pasaron por su Nave Nexo a buscar suministros hacía ya un par de meses.

Nadie respondió. La mayoría estarían expectantes en espera de qué informase el mecánico, e incluso era probable que algunos hubieran seguido jugando tranquilamente a las cartas. Ella sintió sus latidos profundos, intensos y nerviosos. Cogió aire mientras se calmaba. «Soy una buena capitana, llevo al mando de esta nave casi seis años y nunca ha sucedido nada catastrófico – reflexionó -. No será hoy».

- Capitana – sonó la metalizada voz de Tobías con tono dubitativo – parece que uno de los conductos... se cae a pedazos. No sé qué coño le pasa, pero está en un estado ruinoso.
- ¿Cómo que no sabes qué le pasa, Tobías?
- No, capitana. No tengo la menor idea – el mecánico dejó de hablar, pero ante el tenso silencio de Virginia, y dado que ningún otro miembro de la tripulación había salido en su apoyo, decidió aclarar – hay algunas piezas partidas, como... como si hubiesen sido cortadas con cirugía, ¿sabe? No sé... sacando las salas de gravitación inteligente... es imposible conseguir tanta precisión en una nave como ésta.

Se formó un silencio incómodo. Cada tripulante, de los que prestaban atención a las comunicación, al menos, pensaba lo mismo: «¿Llevamos un Ello a bordo?». Era una perspectiva aterradora en cualquier caso. La capitana se vio obligada a romper el silencio:
- ¿Insinúas la presencia de un Ello, Tobías?
- Sí, capitana. No se me ocurre qué otra cosa puede ser.
La capitana meditó un instante. El silencio al otro lado de los comunicadores era absoluto.
- Enviaré un mensaje de detección potencial – contestó finalmente
«Si pasa algo que otras Exploradoras puedan llegar rápido hasta aquí – evitó decir».
________________

¡Maldito OpenOffice que no me mantuvo los guiones de inicio de diálogo! Arde en el infierno maldito, que tuve que entrar a corregirlo xD.

Gracias a Lu por el aviso ;).