Google+

lunes, 18 de enero de 2010

Personas que odio, parte 7

Odio a los incompetentes. A esa casta de desalmados que ofrecen, o dicen ofrecer, un servicio profesional a cambio de dinero y, en realidad, no hacen nada. NADA. Remolonean, intentando aparenter ganarse un dinero que no merecen en absoluto.

Hablo de dos cosas: hablo de las trabajadoras de El Corte Inglés que me vendieron hace ya un tiempo las entradas de aquel catastrófico Metalway que no sabían buscar en su sistema de búsqueda de entradas y hoy añado al SAT de cierta tienda que parece que su inutilidad no conoce límites. No sólo porque haya quedado claro que no hicieron una prueba al equipo que les pedí específicamente, sino que habiéndome hecho con el material necesario para la misma (un VGA de mierda, yo es que sólo tenía HDMI Y DVI por casa) he comprobado que el fallo era de pantalla y no de otra cosa, a pesar de que su veredicto fue que no podían hacer nada, que era un fallo de placa base y que mejor que tirase con todo. ¡ZASCA! Con un par, que se suele decir.

Me encanta lo bien que se trabaja por estos lares, sencillamente; me encanta.




P.D.: tal vez os hayáis fijado en que no hay parte 6, pero es un equívoco que viene de atrás: hay dos partes 3 y me he fijado hoy.