Google+

sábado, 2 de enero de 2010

Bichificadores

- Y entonces te haces viejo, joder, viejo. ¿Y qué te queda? Una maleta llena de errores y un montón de sueños por cumplir. Un equipaje lleno de mentiras y lágrimas.
- Y un elegante traje negro.
- Claro, como olvidar el traje - se rió el primero.
- ¿Crees que estarán cerca?
- Siempre lo están, el mundo no es tan grande como para no tenerlos cerca.
- Seguro que el te comiste pensó lo mismo de ti.
- Siempre me lo dijeron, te va a perder esa bocaza.
Y los dos se rieron, seguramente no les quedaba mucho de vida, pero ninguno de ellos encontró interés o utilidad alguna en preocuparse por lo inevitable.
- ¿Crees que hemos sido fieles a la orden?
- Claro que sí, hombre, nos hemos comido putos brujos. La orden hará estatuas con nuestras caras... incluso su orden hará estatuas de nuestras caras: "los dos hijosputa que mataron y bichificaron a dos de los nuestros", ya lo verás.
Y volvieron a reírse, tal vez tristes, tal vez resignados, tal vez consumidos por la locura de conocer la proximidad de su muerte.