Google+

jueves, 24 de diciembre de 2009

Nochebuena

Y hoy llega la noche de la Gran Cena (en mi casa, tradicionalmente, de marisco, cordero y jamón) y no puedo evitar pensar que sería más feliz con unas pizzas o unos canelones y el dinero invertido en cosas más útiles.

Entre eso y la hipocresía que vi arrastrada durante algo más de una década... ¡prf! Qué asco de días, por Dios (para que se note mi espíritu navideño, que juro por ser un de ficción como si valiese algo).

Espero que os colmen de regalos y de delicias y que no penséis en todo lo que se podría hacer con lo que todos nos gastamos en esta mierda de fiestas.

Sin más, mis más sinceras y estomacales felicitaciones por tan destacadas fechas.