Google+

sábado, 7 de noviembre de 2009

Hazte industrial



Grande, como tantas otras coñas ingenieriles. Lo cierto es que siempre me ha sorprendido la recurrencia de los ingenieros al terreno humorístico.