Google+

jueves, 22 de octubre de 2009

Gothic metal, o cómo explotar a una jamona

Lo cierto es que en los géneros musicales que se acompañan del término "metal" no suelen abundar las caras demasiado bonitas. No es que tengas que ser feo, ni mucho menos; pero desde luego, no es la característica más destacable, en general. Hete aquí, que entonces escuchamos (o nos acercamos) al gothic metal.

El Gothic metal, tal como yo lo entiendo al menos, es una música que juega al contrapunto. Es... como La bella y la bestia. Coño, es exactamente La bella y la bestia. En el gothic metal se alternan una monstruosa voz de barón, sacada de la última capa del infierno, con una dulce voz de ángela maravillosa y, a todas luces, buenorra (y con mucha sombra de ojos, no necesariamente negra). La tía buenorra, desde luego, acostumbra a ser la única tía del grupo. Así es el gothic metal, una música llamativa (que no parece excesivamente difícil de tocar, no sé de componer, aceptaré el criterio de Zabu, si se pasa por aquí), con unas letras algo oscuras y tristes, bastante melodioso para que triunfe entre el público femenino cuasi-medio (es decir, entre el público femenino que se atreva a escuchar algo que acabe en -metal, pero sin llegar a las féminas que escuchan death, black y tal únicamente... o extreme death metal, como cierta conocida) y con una tía lo suficientemente cañón como para atraer al público masculino medio. Sí, habéis supuesto bien, si un tío prefiere Bisbal y compañía, entre en la catalogación público femenino medio. La vida es dura, pero es como es.

Además, podemos incluir como rasgos típicos del estilo: la cantidad inconmensurable de coros, para todo, coros siempre (más que el power metal, incluso), y los trajes de época (que claro, con las ángelas buenorras al frente, lucen todo y más).


Sirva como ejemplo:

Within temptation, aunque ya en su etapa relajada, con la siempre bella Sharon den Adel (qué bien suena su nombre, todo hay que decirlo). Aquí ya no hay voces monstruosas en todo el disco. Estaba claro qué vendía y qué no. Ángela y tetas. Siempre pensé que era tirando a planita hasta que vi este disco, ¿o será photoshop? Bueno, venga, va: un par de ejemplos más:



ejemplo 2:




Épica, con la bella Simone Simmons, que está buenísima incluso siendo pelirroja (o tiñéndose, o lo que sea).









Lacuna coil, con la señorita Scabbia... ¿qué decir?




Nightwish, que tuvieron a la, se supone que, atractiva Tarja Turunen y ahora tienen a una nueva, que creo que le pega más al grupo y, además, está más buena. Aunque no canta tan bien como Tarja... es lo que hay.
Tarja:


Anette



After forever:


Y ya está, creo que sirve de ejemplo.

Es lo que hay,
si quieres vender es lo que hay...


Hale, un guiño questforfoodico.