Google+

martes, 20 de octubre de 2009

Bienvenida, coherencia


Hoy, no sé por qué, en mitad de un aburrimiento y apatía inconmensurables, busqué grupos de facebook relacionados con André C. Matos (ex Viper, Angra, Shaman). Había dos, uno proMatos otro antiMatos. Entré en el segundo, el primero estaba en italiano y tenía 80 miembros, una minucia; el segundo estaba en castellano y tenía 7. Eso dejaba claro el poco respaldo, evidentemente, que había tenido dicho grupo, llamado LOS QUE ODIAMOS A ANDRÉ MATOS (EX ANGRA, EX SHAMAN), todo en mayúsculas, que así queda más hoygan.

En el primer comentario que puede leerse en el grupo dice:

"De pana no sé como hay gente que lo ama. Pero quiero dejar claro que en este grupo hay que respetar los gustos de la gente. Si te gusta como canta André Matos no te metas, si no te gusta pues bienvenido!!!."


La gracia, evidentemente, está en su tono completamente irrespetuoso: "André métete un tiro o lánzate a un precipicio manejando una moto, PERO MÁTATE DE UNA VEZ!!!" o "No tuvo más opción que sacar disco en solitario que salió más malo que el coño, y con el se fué el jalabolas de Luis Mariutti". Es decir, la idea no es que haya que respetar los gustos de la gente, sino que haya que respetar los suyos (y, aparentemente, de 6 personas más, aunque estos ni postearon ni nada, meras presencias nominales). Esto me lleva a la típica hipocresía del "todos deberíamos entender todas las posturas" como equivalente de "malditos retrasados, entended mi postura que es la que cuenta".

En fin, qué fácil es criticar y qué difícil, parece, es ser coherente con lo que uno mismo exige. Luego la gente me pregunta porque el heavy medio es considerado como estúpido e intransigente. No sé por qué será... no tengo la menor idea.