Google+

martes, 23 de junio de 2009

El arte de amargarse la vida - Paul Watzlawick

A decir verdad, esperaba un poco más. Quiero decir, cuando se lee un tratado ligero, en tono irónico sobre las penurias triviales humanas... uno espera que sea hilarante y que te haga sentir un cosquilleo frío, esperas reírte, sí, pero esperas hacerlo entre ofendido y humillado. Una ridiculización total de lo que eres y haces. Y a decir verdad, aunque uno pueda sentirse identificado en ciertas cosas (yo, al menos, sí lo hice) esta sensación estuvo muy en segundo plano.

Siendo honestos, el libro puede sacar alguna sonrisilla y dado lo corto que es, no es una lectura tediosa, no obstante... insisto, me resultó algo decepcionante (tal vez por el resto de lecturas recomendadas por su recomendador, que siempre me habían dejado muy buen sabor de boca).

Y la redacción parece un tanto tosca de más, así que, a priori, me atrevo a echarle la culpa al traductor.