Google+

sábado, 24 de enero de 2009

Clases de personas que odio, pt. 4

Odio; sí, literalmente, a la gente que pone música en alto, en un móvil, en un servicio de transporte público.

Creo que no hay mucho que decir al respecto. Unos catetos irrespetuosos que en vez de usar unos auriculares (cascos) nos deleitan a todos con una música, siento decirlo, de mierda (y no os quejéis, estoy exponiendo la posibilidad de que el reggaetón sea música, cosa que no pienso ni pensaré en la vida).

Puedo aceptar que no quieran ampliar sus miras, me parece... correcto, triste pero correcto, pero no creo que se deba aceptar su imposición. Seguro que, además, son de los típicos rebeldes inconscientes que se manifiestan contra toda imposición, y luego, hipócrita e incoherentemente nos deleitan con su "escucha mi música te guste o no".

Y ojo con decirles algo, claro, que el asno nunca ha entendido de educación ni de mesura. En fin, despojos sociales.

Como diría Fordfarlaine: "tanto gilipollas y tan pocas balas".

Supongo que no es descabellado el crear unas normas que lo limiten: sanciones, multas, ayuda a la comunidad, expatriación... yo que sé. Basura con piernas y ciertos genes que los aproximan más a las personas que a los chimpancés.

Movimiento MEMPC.
Madrid me mata, un blog que conocí buscando cómo se escribía reggaetón y cruzando links.

P.D.: no he encontrado ninguna foto adecuada para acompañar el post, si alguien encuentra alguna y me la pasa, le estaré muy agradecido.