Google+

martes, 30 de diciembre de 2008

El sentido primario

El sentido primario es la vista. Que sí, que tenemos cinco sentidos (y hay quien dice que seis) y que todos molan... pero el primario es la vista. Podría enfocar esto de muchos modos, pero, sin que sirva de precedente, lo voy a hacer en tono completamente serio y formal a partir de ahora.

Hoy vi cómo iba cobrando vida Alberto, el de Mundoabsurdo. Y daban igual las palabras y las emociones que me transmitiese el texto, un texto que he creado yo, que he pensado, que he vivido, y sin embargo, me sentía tan dichoso viendo como un sencillo esbozo me mostraba lo que había pensado. ¿Para qué pensar pudiendo ver? Sé que se suele decir lo contrario. Hay que mirar más allá de lo que se ve, hay que estudiar lo que se esconde bajo las apariencias... y tal. No obstante, es tan cálido y entrañable ver cómo lo que conocías por dentro e imaginabas por fuera... se torna sólido, visible, como toma imagen y con ella vida.

La vida es imagen. Pura imagen. El libro nos muestra imágenes en nuestra cabeza, tan vívidas y trabajadas como deseemos, nos da una libertad absoluta, pero la libertad absoluta no da la misma sensación de armonía que lo bellamente dibujado. Nunca será lo mismo hablar de una persona que tenerla delante, supongo; ni en el caso de un ser de carne y hueso, ni en el caso de una persona de espacios y palabras, físicos o virtuales.