Google+

jueves, 6 de noviembre de 2008

San Teleco 2008

Y la esperada (y temida) fiesta de los telecos de Vigo llegó, al fin, y, de una forma o de otra, funcionó.

La fiesta como tal, la que fue organizada, comenzó con una charla sobre el LHC y los proyectos que se llevan a cabo en él; y fue seguido de una romería con cerdo asado, pulpo, gaitas y demás, quese situó frente a la puerta principal de su escuela (los ingenieros no tienen facultad, recordadlo siempre) y el ambiente, la comida, la bebida y la gente era lo que cabía esperar de una fiesta universitaria.

Un poco alejados, a unos 500 ó 600 metros, en el Miralles, se encontraba el otro grupo: los niñatos de los institutos, algunos industriales, algunos telecos (recordemos que con un 5,00 se entra en la carrera) y, en general, la masa aborregada que, sin pensárselo ni barajar alternativas, siguieron el mismo camino que los años anteriores les enseñó el pastor. Como buenas ovejas, claramente. El plan de este segundo colectivo, claramente más numeroso que el primero (recordemos qué decía Ortega: la masa y las minorías selectas; siempre tiene que haber más borregos que pastores, si no... mal vamos) fue... pues beber sin más. Como cualquier noche de botellón, como cualquier escapada al náutico. Con un bus de por medio para subir y otro para bajar.

¿Qué opiniones ha suscitado? Pues de todo. Desde la gente que se ha sentido encantada con el cambio a la de los que han subido al Miralles a emborracharse como adolescentes intentando creerse hombres durante los minutos en que la borrachera les oculta su verdadero status biológico: la adolescencia.

Mi opinión:
Tras haber pasado el día allí y ser un estudiante de una carrera científica querría aportar mi pequeño granito de arena a todo aquello con lo que me encontré.

1.- La conferencia, en un salón de actos bastante lleno, fue interesante y estuvo bien explicado a un nivel considerablemente básico. Siendo la física una asignatura muy poco vinculada a mi carrera (damos física aplicada y es, en mi opinión, una asignatura extremadamente básica) pude asistir al desarrollo de la charla con bastante facilidad, salvando, quizá, la parte de electrónica, que nunca he estudiado y que en los estudiantes de ingeniería de telecomunicaciones se da como una base supuesta. Así que todas esas opiniones de "es que la charla era imposible de seguir", "es que quién va a ir a una conferencia el día de San Teleco" y demás, todo basura. Simple y llanamente. Sí. Basura. Con todas las letras.

2.- Tras el paseo del santo, la fiesta se desarrollaba bien. La música (que no es precisamente mi estilo, ni mucho menos) acompañaba correctamente a la típica festividad en Galicia, que tantos de los que prefirieron el plan Miralles defenderían con tanto ahínco en cualquier otra situación: "Galiza ceiveeee!!, fora a espanha opressora!!", y tal. En cualquier caso, puedo afirmar que el ambiente del San Teleco 2008: en busca de la fiesta perdida, fue inmejorable, y que fue la única vez que un San Teleco me inspiró algo que no fuese tristeza y un poco de náuseas. Me gustaría mostrar mi total apoyo por este nuevo enfoque y por la posibilidad, aunque solo sea la posibilidad, de optar a algo más que navegar entre un mar de vómito. Mi enhorabuena a la organización, realmente.

3.- El trato de la prensa. Antena 3 y Telecinco. Sí, sé lo que estáis pensado: "las dos telebasuras de España". Pero os equivocáis. Toda la tele es basura. En cualquier caso:

Telecinco. A partir del minuto 31:40 podéis ver el escueto reportaje.

Antena 3. Es el reportaje sobre San Teleco en concreto.
Como único comentario, decir que el alumno 2, el de las pintas de punkie chuzas de principio de los 80, es de los que debe pensar que lo correcto es no investigar medicamentos... porque como al final la gente se va a morir igual. Vamos hombre, ¿pa qué? There is no future, man. ¿No?
En fin, los comentarios de los otros dos entrevistados, creo que avalan que hubo una aceptación, al menos moderada, de la fiesta.
Dios, ahora que lo pienso... un punkie anclándose al pasado... ¡joder! ¡cómo cambian las cosas! En fin...