Google+

lunes, 24 de noviembre de 2008

Concurso Naturnova, Semana da ciencia 2008

Tras las peripecias vividas para catapultar a nuestra simpática, voraz y destructora de civilizaciones Mantis religiosa, nuestras expectativas se veían más que satisfechas cuando el fallodel jurado anunciaba nuestra victoria del mismo tamaño que nuestra ciclópea creación.

En una sala abarrotada, mayoritariamente por niños y padres, todo sea dicho, el decano de la facultad de Biología, tras un concurso para niños y para... niños otra vez, presentó los premios y segundos clasificados de las distintas categorías. Cuando se dieron nuestros nombres como los de los ganadores de la categoría universitaria, nos levantamos con una sonrisa brillante y fuimos a recoger los cheques y el diploma. Sí, el diploma. En singular. Uno para todos y no todos para uno. Un diploma en el que, por criticar, no aparecen ni nuestros nombres. Pero bueno, mi angelillo capitalista, sentado en mi hombro en este momento me repite monótonamente: cállate, coño, recuerda el cheque y cállate.

Nuestra maravillosa creación:


Mi voto a la segunda mejor, aunque ni siquiera era de categoría universitaria (y sí, la mejor, en mi no modesta opinión, era la nuestra; si alguien buscaba falsa modestia se ha equivocado de lugar y de persona):


Aquí, una foto del equipo ganador (aunque falta un miembro), todos con la calma del vencedor:


Finalmente, aquí, de nuevo, el equipo ganador con su diploma (único diploma, os recuerdo), con el decano de la facultad, Pedro Pablo Gallego y las profesoras Josefina Garrido y Fuencisla Mariño. 

Te queremos, Mantis; nunca olvidaremos las horas que hemos pasado... encima de ti. Y gracias a todos los que colaboraron, que saben perfectamente quienes fueron.