Google+

viernes, 17 de octubre de 2008

La celestina y otras perlas clásicas

http://waldenland25.blogspot.com/2008/10/habr-que-prohibir-de-una-puta-vez-la.html

Solo anotar que:
1.- La educación sí cambia. Y mucho.
2.- Las obras que se recomiendan ahora pueden ser las mismas, que las que se obligan no lo son necesariamente. No hay más que ver las obras obligatorias del bachillerato, en las cuales no se incluyen ninguno de los libros que el texto cita.
3.- El Lazarillo es un libro para leer en la adolescencia, puede tener un léxico un tanto arcaico; no obstante es suficientemente simple y directo como para que lo entienda cualquier palurdo imberbe.
4.- Bécquer, Garcilaso y Manrique, en lo que se lee de ellos en cursos bajos de la educación, tienen un estilo muy directo que permite entender de forma fácil recursos líricos varios. Te gusten o no te gusten.
5.- Si en el colegio me hubiesen mandado leer gilipolleces como Daniel El Travieso o Los cinco, o resto de chuminadas, creo que hoy no leería. La educación debe suponer un reto que te incite a mejorar.
6.- Coincido en que La Celestina y El Quijote pueden ser demasiado duros, exigentes y que, muy seguramente, no tengan sentido en el seno de la educación actual. No obstante, no estoy demasiado de acuerdo con lo demás.
7.- ¿Alguna opinión, lectores diarios?