Google+

lunes, 6 de octubre de 2008

Entretejiendo el Absurdo

Mundoabsurdo comenzó, técnicamente hablando, el 28 de Mayo de este año. Desde entonces se han ido sumando textos e ideas al pequeño boceto inicial hasta situarnos en el punto en el que estamos. Hace unos días, me comentaba Danolas que Mundoabsurdo ya no es exactamente lo que se suponía que era y, habiendo meditado sobre el tema, he de decir que tiene razón.

Cuando de forma enormemente separada escribes escenas, los personajes son completos desconocidos que no tienen nada que ver contigo: se enfrentan a sus problemas porque, realmente, no son tus problemas. Cuando se escribe de forma laxa, sin continuidad y sin profundidad, es fácil ser testigo mudo de unos personajes que no son tú. El problema aparece cuando los personajes empiezan a tener vida, cuando empiezan a ganar matices: unos personajes pasan a caerte bien, otros te caen mal y de otros, sencillamente, no ves por qué hablar. Supongo que un buen escritor puede encontrar siempre la frialdad suficiente para no implicarse, para dejar que los personajes sigan sus propias vidas sin que les afecte la vida del patán que se las ha proporcionado; pero para mí, a día de hoy, no es tan sencillo.

Mundoabsurdo empezó cuando yo veía las cosas como se veían en el Mundoabsurdo: giros rebuscados, frases imprevistas (aunque no llegase a decirlas, las pensaba), etc., pero todo fue cambiando; tuve una fase más alegre, con textos desenfadados como Los Páramos de la Pereza, donde, aunque los personajes van a morir (o eso afirma Ernest) el ambiente es más cálido y alegre, y fases más introspectivas, como Los inicios de Mundoabsurdo, cuando Alberto llega a las tierras del Absurdo. Igualmente, hay textos más... negros, como el de Sobre viajes interdimensionales, donde Ernest explicita que la vida de Alberto le parecía cutre y escasa de interés. Así pues, comprendo perfectamente que a alguien le pueda parecer que el tono se ve alterado. Es así. No obstante, no creo que sea algo necesariamente malo: los personajes, a mi modo de ver, han "crecido", han salido ganando. Puede que el tono no sea tan histriónico, puede que yo, actualmente, no tenga el sentido del humor tan afilado como en otras ocasiones, puede que esté dándole demasiada seriedad al asunto... la verdad es que no lo sé. Me gusta Mundoabsurdo, me gustaba en sus inicios (a nivel de desarrollo, en Mayo) y, personalmente, me sigue gustando ahora.

Pero, realmente, no sé qué hacer.