Google+

jueves, 2 de octubre de 2008

Cambios y reflexiones...

Una peque reflexión para todos aquellos que participan felizmente del actual sistema educativo y ven con una enorme sonrisa el sistema Bolonia.

No voy a entrar en valoraciones de qué es mejor o qué es peor, ni si es justo o injusto. Las cualidades de Bolonia, a efectos de esta pequeña reflexión, me resultan indiferentes.

A lo largo de estos días he podido ver las más variopintas reacciones levantadas por la imposición del plan Bolonia obligatorio a partir de 2010 en las distintas universidades españolas. Una de ellas, la que provoca este comentario, es la de los docentes que reciben este cambio con una sonrisa y se limitan a decir "es que así deberían ser las cosas: más trabajo, más demostración y menos arriesgárselo todo a un examen". Y uno puede decir, o no, que tienen razón; pero... si acaso tienen razón, si Bolonia tiene razón, de hecho, ¿por qué hemos ido perpetuando este sistema que hoy tantos tachan directamente y sin contemplaciones de ineficaz? ¿Acaso acaban de descubrir que el sistema no funciona? ¿Nuestros profesores y antes los suyos no se mataban a estudiar a unas semanas del examen? ¡Por favor! Que los trucos han sido siempre muy parecidos.

No sé si todo esto será acertado o no, solo sé que aceptar que lo que viene es mejor que lo que teníamos no demuestra sino la incompetencia de quienes pudiendo plantear el sistema como quisieran, decidieron seguir tirados en la cama del costumbrismo para no tener que pensar, ni cambiar, ni hacer nada.