Google+

sábado, 20 de septiembre de 2008

LHC, otra vez

Publica El Mundo.

El fin del mundo llega con un retraso de meses y aun lo van a postergar más. Dos de los jinetes del apocalipsis, cuando quedé con ellos para tomar unas copas, comentaban que estaban un poco hasta las pelotas. Que... ¡joder! Que las cosas no se hacían así. Que ellos reservaban cita en la agenda y... ¡coño! Que ya lo habían aplazado bastante. Al parecer... peste está enfermo de la angustia y apenas sale de su casa.

Por favor, científicos del LHC, sean comprensivos con la causa de estos caballeros que, al igual que vosotros, tienen un trabajo que hacer y no pueden andar continuamente a expensas de vuestros errores.