Google+

domingo, 14 de septiembre de 2008

El caballero oscuro

Y, al fin, he visto Batman: el caballero oscuro. Esa película que trastocó el top de IMDB cuando una horda de frikis inconscientes y timoratos le dieron todos, uno detrás de otro, un 10 a dicha película, catapultándola a la película con mejor nota media de la página. Claro, nadie se paró a pensar que, por el momento solo la habían visto los superfrikis que le habrían dado un 10 a un video de Batman defecando en el baño mientras lee el Gotham Times. Obviamente, ahora, habiendo rodado un poco más la película... ya está de tercera, por detrás de Cadena perpetua (mi película favorita) y El padrino (una gran película, sin discusión). Mi pronóstico es que la película seguirá bajando porque, sinceramente, no acabo de entender por qué coño ha gustado tanto. Mi nota sería de entre 7 y 8 y comprendería que alguien le diese un 8.5, pero no más. Siento decirlo.

Supongo que la muerte de Heath Leadger (el jóker) también ha afectado a que la película sea considerada mucho mejor de lo que debería haber sido. No quiero ofender a nadie, pero lo mejor que le pudo pasar a la película, es que Heath Ledger se suicidase. Le vino de perlas: la muerte vende, y si hay algo que venda más que la muerte en sí, es una muerte por suicidio. Y si no, que se lo digan a Nirvana.

Entendámonos, la peli no es asquerosamente mala; sino que, sencillamente, no es grandiosa. Es una película de acción aceptable, interesante y, a su manera, entretenida, aunque yo, personalmente, me aburrí un poco, sobre todo hacia el final. La película es demasiado larga, el guión es mucho menos sólido que el de Batma begins, la historia es mucho menos creible. Para captar la atención del espectador necesitan recurrir a escenas más morbosas que violentas, como el truco del lápiz (seguramente lo mejor de la película) o esperar varios minutos hasta mostrar el rostro de Doscaras quemado y demacrado.

La película, obviamente, tiene un factor visual bastante conseguido (podría ser mejor, pero podría ser muchísimo, muchísimo peor), un despliegue tecnológico del copón (como el uso del sistema GSM como SONAR) y una muy interesante versión del dilema del prisionero.

El papel del jóker es muy atrayente y carismático, a pesar de que su doblaje en español dé un poco de lástima, haciéndolo parecer más estúpido que sádico. Ese cambio de imagen para hacerlo más... impactante, cambiando ese maquillaje estúpido por dos cicatrices que dibujan su eterna sonrisa, el hecho de que cambie la versión de cómo se hizo esas heridas, su gusto por el dolor, el sufrimiento y el poner a la gente a prueba es el gran factor que dinamiza la película. El caballero oscuro es el jóker, y Batman es un protagonista secundario de lujo. La prueba es que poniendo "The dark knight" en google, y dándole a mostrar imágenes, aparecen bastantes más del Jóker que de Batman. No de los actores, sino de los actores bien metidos en los papeles.

En resumen una película recomendable y entretenida que no cumple, para nada, unas expectativas de "una de las mejores películas de la historia". Siento decepcionaros.

Imágenes interesantes:


Cartel promocional de la película



El Jóker