Google+

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Clases de personas que odio, pt. 2

A los giliverdes/comeflores/greepalurdos.

Los odio particularmente.

Odio a toda persona, y la mandaría al infierno de una patada en las gónadas, que me discute sobre la importancia de una determinada especie. Odio que me digan que tal o cual especie es indispensable para que siga habiendo vida en la Tierra. Os contaré un secreto: a la vida de la Tierra, la Vida (así, en plan global) en la Tierra no le importa una mierda.

No importa que los toros se extingan, hay docenas de mamíferos que ocuparán su puesto con ganas; no importa que las abejas se extingan, hay docenas de polinizadores varios que estarán ansiosos de que haya una vacante a ese nivel. La Naturaleza es la más cruda de las realidades, es una competición sin tregua ni compasión. Se supone que cuando se extinguieron los dinosaurios, se extinguieron más de un 90% de las especies y, supongo que nadie me lo rebatirá, la vida siguió su curso, su puto curso.

¿Qué pasaría si ahora hubiese una extinción masiva? Pasará lo mismo que ya ha pasado. La pirámide alimenticia se tambalearía y se derrumbaría, los animales cambiarían roles de posición, las bacterias nos mirarían bacterialmente hablando y seguirían con su vida y, unos millones de años después, todo como nuevo. Las bacterias siguen con su vida, los animales y las plantas supervivientes también y... voilà!. ¿Ha pedido la Vida con o sin alioli?

Y en esas estamos, la gente ha sido dominada por la televisión y la televisión nos muestra lo que vende, ni más ni menos. Y hoy por hoy, vende ser giliverde. Hoy vende liberar visones fuera de su hábitat y dejar que devoren y arramplen con todo antes que dejar que los despellejen, sin preguntar a los ratones locales qué opinan de dicha medida. Hoy vende ponerse en contra de los toros y a favor de la juventud, ponerse en contra del PP y de EE.UU. Hoy vende la tecnología, el desconocimiento, la solidaridad, la humanidad de la que hablaré en otro momento y vende ser "verde", como Hulk, ni más ni menos.

¡El ser humano destroza el planeta con el dióxido de carbono y será nuestra perdición! Estos niveles de dióxido de carbono fueron superados con creces antes y la vida siguió su curso. Ahora el Sol tiene menos manchas solares y las temperaturas bajan. ¿Cuánto tiempo va a pasar antes de que algún supuesto científico empiece a clamar a los dioses porque el enfriamiento global es culpa del hombre? Pues vale, echad un ojo a la tele si queréis e id de enteradillos, pero intentad no argumentarle NUNCA nada a alguien que se dedica a estudiar algo, diciéndole que sí, que lo habéis visto en la tele y sus años de estudio valen menos que lo que dice alguien que, muy seguramente, lo más cerca que ha estado de estudiar algo es haberlo leido en la Wikipedia.


Con esto puede parecer que estoy a favor de la tortura a los animales, de la extinción indiscriminada, etc. Nada más alejado de mi intención, que consiste, únicamente, en hacer notar que las patrañas de los giliverdes se quedan en meras patrañas y que pueden ser dañinas. Odio que se torture a un animal por diversión (véase el caso de las corridas de toros, aunque no me molesta que se corra delante de ellos, ni nada por el estilo), odio que la gente mate animales "porque sí", etc. pero de ahí, a afirmar que las actuales creencias populares tengan la más mínima validez, media un abismo.