Google+

lunes, 25 de agosto de 2008

Paradojas del carnet de conducir

Me estoy sacando el carnet de conducir. Ya, sé lo que estáis pensando, "¿A tu edad? ¿Por qué has esperado tanto?". He esperado tanto porque me gusta muchísimo tener los putos veranos lo más libres que puedo tras un año metido en clases y laboratorios, ni más ni menos. En cualquier caso, las razones que me impulsaron a sacarlo, fueron razones de más peso que mi desmedida vagancia. ¡Imaginaos qué buenas razones tenía entonces!

El caso es que, a decir verdad, gran parte de la teoría del carnet (es todo cuanto he visto por el momento, me parece vacía y obsoleta):

- Los conductores con permiso obtenido hace menos de un año tienen que conducir a menos de 80hm/h.

Bien, es decir; si yo me saco el carnet y conduzco todos los putos días desde entonces, tengo que pasar 365 días conduciendo. Si saco el carnet y el año siguiente no cojo nunca el coche, conduciré pasado un año, pudiendo pasar de 80 y sin haber conducido más que las prácticas y el examen. Gran sistema, gran sistema, justo, equitativo y todo eso. Perfecto.

- Las pruebas para la detección de drogas consistirán en el reconocimiento médico de la persona obligada y en los análisis clínicos que se estimen más adecuados en su caso.
+
- Toda persona que se encuentre en una situación análoga a las de actuación e investigación alcohólica, queda obligada a someterse a las pruebas del párrafo anterior.

Las situaciones que permiten la investigación alcohólica son:
- Ser cualquier usuario de la vía o conductor imlpicado directamente como posible responsable de un accidente de circulación.
- Quienes conduzcan cualquier vehículo con síntomas evidentes de estar bajo influencia del alcohol.
- Los conductores que sean denunciados por la comisión de alguna de las infracciones a las normas de circulación.
- Los que con ocasión de conducir nu vehículo, sean requeridos al efecto por los aegntes dentro de los programas para controles preventivos de alcoholemia.

Los tres primeros casos me parece correctos, intachables. Ahora bien, el último, si bien para el alcohol, en una prueba que lleva un minuto me parece... adecuada, si la hacemos válida por analogía para un test de drogas... obligamos a la persona a acompañarnos al hospital (¿10-30 min. en una ciudad como Vigo?) a hacerse unos análisis y negarse, recordemos, implica que se pueda considerar que hemos tomado drogas. ¡Pues qué bien! "Verá, señor agente, es que tengo 18 años y le he dicho a mis padres que volvía antes de las 7 de la mañana..." "Cállate, yonki de mierda". No sé... esto no un poco sobreactuar. Si alguien muestra signos evidentes de haber consumido, pues vale... pero como control preventivo me parece una molestia considerable.

*Las citas de reglamento están sacadas del libro de la editorial PONS.