Google+

domingo, 6 de julio de 2008

La huelga

El meteomático se frotó los ojos con gesto de profundo cansancio. La jornada había sido dura y tan solo dos de ellos habían ido hoy a trabajar.
- ¿Oye, cuándo van a volver los demás? - preguntó a su compañero.
- No lo sé, supongo que pronto. Hace ya dos lunaciones que fueron a discutir una mejora de las condiciones laborales con los dioses*.




- ¿Oye, lo has oído? - preguntó el joven astromático a uno de los ingenieros de satelimientos asignados a su cargo.
- ¿El qué? - preguntó este en tono respetuoso.
- Los meteomáticos van a entrar en huelga si no se atienden sus consecuencias - contestó dibujando una sonrisa exagerada-, ¿te lo imaginas? ¿Todo el clima hecho un caos?
- ¿Cuál sería la diferencia? - preguntó el ingeniero dubitativo.
- ¡Ah! Pues... eh... sin meteomáticos al cargo, el clima será aleatorio.
- Pero se supone que velan porque sea aleatorio.
- Pero aleatorio dentro de lo regido, digamos.
- Eso es imposible - negó el otro con resolución.
- No, solo hay que hacer lo que el Azar quiere que hagas.
El ingeniero de satelimientos lo miró un instante, dubitativo; negándose a si mismo lo que acababa de escuchar.
- ¿Tú eres... un Lógico, verdad?
El ingeniero frunció el ceño.
- Pero, pero... te has adaptado bastante bien - se apresuró a decir el astromático - en serio. De hecho, hasta has conseguido un trabajo... serio: mover los satélites no es cosa de risa - concluyó con una sonrisa nerviosa.
- Intento integrarme tan bien como puedo, pero a veces... las cosas que decís se me antojan inconcebibles, incomprensibles...
- ... como el océano al cocotero.
- Por ejemplo - resopló el ingeniero de satelimientos nacido en las Tierras de la Lógica.


*Lo que la gente conoce como dioses no son tal cosa. Dios abandonó el mundoabsurdo en el año 2, a partir de ahí, lo único que hay son misteriosas encarnaciones conceptuales: el azar, el agua, etc. Las criaturas inteligentes, incapaces de entender la sutil diferencia, los tratan y consideran dioses.