Google+

domingo, 1 de junio de 2008

Lost, 4ª temporada

Quizá algún día haga un análisis más pormenorizado de Lost (Perdidos), pero hoy no será ese día. No obstante, me limitaré a dar una pequeña opinión, bastante spoiler, quedáis avisados, sobre la 4ª temporada en relación con las tres anteriores.


Esta semana ha terminado la cuarta temporada de Lost y me ha dejado un muy buen sabor de boca. A grandes rasgos: la primera temporada que ha dado más respuestas que preguntas, aunque no han abordado los temas más escabrosos de la serie de forma exacta (el humo negro) o de forma alguna (los números).

La estructura narrativa típica de la serie, basada en flashbacks que nos mostraban porque los personajes decidían actuar de una forma o de otra, se ve alterada. En esta temporada, solo los recién llegados a la isla, los del carguero; y los que iban a quedarse en la isla (Locke, Sawyer, etc.) tienen flashbacks, mientras que los demás tienen flashforwards (lo que da cierta frescura a la serie), donde se nos muestra el futuro de estos mismos personajes, los Oceanic Six, a su salida de la isla. (La temporada empieza con esto, tranquilos).

Con algunos de los mejores capítulos que ha visto la serie hasta el momento, como The constant o The shape of things to come; la temporada destaca por si sola, a pesar de ese acercamiento progresivo a la sci-fi más dura [The constant, Meet Kevin Johnson, there's no place like home (season finale)] y a pesar de que, en principio, iba a constar de 16 episodios y debido a la huelga de guionistas se quedó en 14.

A ver si la serie mantiene el listón que han marcado en las dos temporadas que quedan y, realmente, demuestran que "todo sucede por una razón". Quizá una razón sci-fi, pero, al menos, una razón.