Google+

jueves, 26 de junio de 2008

C'est fini

Aquí, me las doy de culto, diciendo una gilipollez en francés (una de las pocas que sé decir sin equivocarme, sí, acertáis), tras haber terminado los exámenes.

Al menos, me despido con un aprobado, creo; y menos mal, qué mes tan ajetreado para tan pocos resultados. Voy a tener que trabajar más de lo esperado para septiembre, pero tampoco es que me importe demasiado: he estudiado más que nunca (que tiene cojones) y he aprendido más que nunca también; así que nada augura un mal futuro.

Suerte en todas las notas que os queden por saber y espero que hayáis sacado provecho a las horas.

Lecturas recomendadas para el verano:
1984
Un mundo feliz
El señor de las moscas

El jugador
El lobo estepario

Fueron mis lecturas del verano pasado, junto a varios cómics, y supongo que algún libro más que se me olvida; pero si se me olvida, malo. Estos los recuerdo con sumo gusto. Tomad nota.

Se acerca Julio, se acerca Madrid y Zaragoza, se acerca el calor y mi pequeña pausa de descanso antes de volver a ponerme a estudiar.

El verano se avecina interesante, a pesar de la espera hasta la vuelta de N. (no más pastelada, no más pastelada... bueno, solo una: te quiero. Fin) y espero echarle, al fin, un ojo a Ciudadano Kane y a Banderas de nuestros padres (la, posiblemente, escena más conocida de cine bélico). Hm, y a De Profundis, del genio gallego Miguel Anxo Prado.

Y, como con todo, ya comentaré.

Au revoir. (Segunda gilipollez en francés. Francia, siéntete orgullosa).