Google+

lunes, 5 de mayo de 2008

Noches...

Se revuelve entre las sábanas, le cuesta dormir. En la oscuridad creada por sus párpados cerrados se siente vacío, parte de la inmensidad de la nada que ve; mientras espera encontrarse a Morpheo, pálido y estirado, moreno, de pelo alborotado, con ojos negros con puntos blancos como estrellas, como describe Gaiman; el dueño del castillo, del palacio onírico.

Aparta las mantas, le agobian; minutos después vuelve a taparse, tiene frío. Y sigue dando vueltas, y suspira, y piensa; recuerda detalles sueltos, y ve ojos, cabello y escucha dulce voz. Y se sigue revolviendo. A veces cuesta conformarse con una buena canción habiendo escuchado la canción más hermosa del mundo. A veces cuesta dormir solo...

___

Y aquí tenéis glucosa pura, lista para inyectar.

Sí, día empalagoso, ¿y?


Hoy es mi cumpleaños y escribo lo que me sale de ** *****, ni más ni menos (¿metáfora sexual?), pero mañana volveré a mis relatos semioscurillos, tristes, violentos e inconclusos.

21 años, que se dice pronto, y 17 de estudiante (considerando estudio lo que se hace en secundaria, primaria y cursos previos, vaya...), un poco tedioso, ¿no? A veces estoy harto de libros, de células, de genes y de la madre que los parió; estoy harto de chupasangres en la facultad, de profesores que parece que se sienten heridos cuando ponen una nota por encima del cinco, de gente que se cree mejor que los demás y apenas sabe escribir, de gente que va de sobrada y solo le sobran carencias. La verdad es que estoy un poco cansado de la universidad en general, de la desmotivación de encontrarme cientos de cosas que sé que no me van a valer para nada y tener que comérmelas porque tenemos un sistema educativo retrógado y no va a ser cambiado a mejor por el plan Bolonia. Supongo que, en cierto modo, me frustra todo eso. A veces cogería el coche de regreso al futuro e iría a ver qué va a ser de mi vida dentro de 10 años. ¿Y si estoy muerto? ¿Seguiría estudiando entonces? ¿Y si trabajo en Celera Genomics? ¿Me mataría a estudiar genética como un poseso? ¿Incurriría en paradojas temporales extrañas que me llevarían a decidir el destino de la vida en la tierra a una partida de póker con un velocirraptor, un sauce llorón y dos avispas lesbianas? Probablemente, probablamente...