Google+

miércoles, 28 de mayo de 2008

Neil Gaiman - Los hijos de Anansi

Es, probablemente, la novela más sólida y madura de Neil Gaiman. Una historia oscura y mitológica, épica y con toque triste; lo normal, como comentaba hace unos días, en el autor de Portchester, y, además, aderezada con grandes, muy grandes, de hecho, toques de humor.

Argumento (casi sin spoilers):
En Los hijos de Anansi, y contra todo pronóstico, se nos cuenta la historia de los hijos de Anansi. Él es un dios africano, el dios araña, y suyos son los cuentos, la diversión, el baile (de hecho... supongo que el arte en general) y la mentira. A lo largo de los años, mintiendo y mofándose, se ha ganado la antipatía y enemistad de los dioses con los que habita: la mujer ave, el hombre mono, el hombre león, el hombre tigre, etc. y la enemistad es con él y con su estirpe. Mala suerte para el protagonista, Gordo Charlie, y su hermano, Araña.

La aparición de Araña en la vida de Charlie dará al traste con todo y, en términos generales, arruinará su vida. Y, como diría Grahame Coats, personaje de este libro, a veces "es peor el remedio que la enfermedad".

Personajes (esto SÍ tiene spoilers, queda bajo vuestra cuenta y riesgo):

Gordo Charlie: tímido. Esa es la definición. Trabajador, amable y tal; pero tímido. La timidez de un hombre desnudo y maniatado en frente a una jauría de tigres hambrientos. Esa timidez de "ojalá no estuviese aquí", ni más ni menos.

Araña: la antítesis. Arrojado, carismático y... con la confianza necesaria para saberse arrojado y carismático.

Cerca del final del libro, en cierto modo, se cambiarán un poco los papeles. Gordo gana confianza, y Araña descubre el placer (placer... sí, ya...) de la duda.

Rosie: la novia de Charlie. Finalmente, la exnovia de Charlie y la novia de Araña. ¿Hace falta decir más? Es su papel en el libro, hace un par de cosas más, pero carecen de importancia.

Grahame Coats: el jefe de Charlie, una comadreja. Mentiroso, extorsionador, timador, ladrón, asesino... ¡joder! un currículum completito. Habla con frases hecha siempre que puede.

Anansi: vividor, mentiroso, risueño, etc. Queda descrito anteriormente.

Daisy: motivación de Charlie en la segunda mitad del libro. Mujer policía, interesante y divertida (no Rosie).

Tigre: principal enemigo de la sangre arácnida de Anansi, Araña, Charlie y, probablemente, Peter Parker.

Mujer pájaro: hace aquello que pone en el contrato.


Los demás personajes carecen de valor destacable.


Resumidamente: nos encontramos ante una novela divertida, bien escrita (y juraría que bien traducida por Mónica Faerna para Roca editorial: salvo un par de cosas que no me parecen tener demasiado sentido, el resto parece bastante español, no como en otras traducciones), que nos plantea desde un enfoque tristemente divertido las aventuras y, sobre todo, desventuras de los hijos de Anansi a lo largo de, más o menos, un mes de sus vidas, que los llevará de Inglaterra a Estados Unidos, al Caribe y al mundo de los dioses.

A nivel de novelas, lo mejor que he leido de Gaiman. Me recordó a sus tiempos de Sandman, quizá sin tanta referencia, pero marca un nivel bastante alto que con American Gods no había conseguido alzar.