Google+

miércoles, 7 de mayo de 2008

Fausto

Por fin he terminado esta clásica obra del romanticismo más exacerbado. El alemán Goethe nos sitúa en una historia sobre la venta de almas a los demonios y demás, como supongo que todos sabréis.

El personaje de Fausto, esa típica persona a la que le reventaríamos la cara a hostias porque sólo sabe llorar y quejarse, pide a Mefistófeles que cumpla sus deseos y, a cambio, desde luego, le dará su alma; bien sabido es que los demonios no se caracteriza por su originalidad en los negocios.

Primera parte de la Tragedia:

Partiendo de esta base, Goethe, mediante una prosa preciosa, cuidada, medida y de tintes poéticos nos pondrá tras los pasos de estos dos personajes, tras cómo Fausto mendiga favores y cómo Mefistófeles los va cumpliendo, o haciendo que los cumple.

Así, deseo a deseo, ruego a ruego y lloro a lloro, los personajes se irán conociendo y darán lugar tanto a los más bellos diálogos, como a monólogos de carácter reflexivo.

Aquí se muestra como Mefistófeles pervierte los planes de Fausto acomodándolos a su modus impío y como Fausto, inocente mortal, sigue inconscientemente, sus planes.

Segunda parte de la Tragedia:

Y aquí llegamos a la parte en la que se nos empieza a enchufar en vena mitología por todas partes y llegamos a la conclusión de que, o leemos el libro a medias con la wikipedia, o hojeamos el libro por encima y con nuestra mejor voluntad.

Docenas de personajes de la mitología griega se marcan los diálogos, supongo, más profundos del libro. Es casi una historia aparte de la narrada en la primera parte y se nota.

Tercera parte de la Tragedia:

O cómo Goethe es capaz de sorprendernos a todos con un final inesperado (al menos para mí), esperaba el clásico final de los relatos fáusticos; hacer las descripciones del infierno e introducir a los más ostentosos personajes en los diálogos más orgullosos y las escenas más épicas de la historia.



Se podría hacer un comentario de páginas y páginas y páginas; contando que estamos, seguramente, ante una de las obras más importantes que se han escrito. Pero ni tengo el conocimiento necesario para hacerle una reseña en condiciones, ni creo que un blog pseudopersonal sea el lugar más indicado para darle una visión pormenorizada a las dimensiones que abarca la obra.

Para más información:
Wikipedia, cómo no.