Google+

lunes, 26 de mayo de 2008

Día del orgullo friki

Ayer fue día del orgullo friki. El sumun de la estupidez, en mi modesta opinión.

Creo que los frikis se han rebajado. Comercializado. Han entrado en los 40.

Creo que dije algo parecido, tal vez no en las formas, pero sí en el fondo (que es lo que importa, según Quevedo, con gran talento para la poesía y la espada y, por tanto, hombre de mayor valía que Góngora, con gran talento para la poesía y nariz) el primer año que se celebró tal aberración: sí, el grupo que se jactaba de no hacerse notar, el grupo que realmente parecía opinar que lo que importaba era estar cómodo con uno mismo, vendido como un vulgar Cosmopolitan, como una coca cola, o como un disco de OT.

No digo que sea una mala excusa para una guinnes (o dos), o para un buen ron, o lo que sea; pero claro, no hay malas excusas si la bebida es buena, no es un gran mérito por parte de la celebración. Solo recalclo lo hipócrita e incoherente que resulta que el grupo que presumía de sus gustos rebuscados, de sus pasiones de grupos reducidos y tal, se entregue a una festividad estúpida porque la tele, la puta tele, tiene a bien llamar friki a cualquier cosa.

El día que "friki" tenga una acepción concreta, podrá haber un "día del friki, orgulloso o no". Mientras sea solo un cajón de sastre donde meter todo lo que quienes se consideran políticamente correcto y guays de la vida no logran encasillar, no.