Google+

miércoles, 5 de marzo de 2008

Eric - Terry Pratchett

Novena, si no me equivoco, novela de Pratchett.

Sigue la historia de Rincewind y Equipaje, aunque puede que haya otras novelas por el medio, la verdad es que no sigo el orden de las novelas, actualmente.

El libro trata sobre Eric, un niño demonólogo, que convoca a Rincewind, quien en ese momento se encontraba en el Infierno por algo sucedido en Rechicero, libro que no lei, y allí aparece el famoso mago, que será confundido con el demonio que, supuestamente, debería haber aparecido. El chico pedirá unos determinados deseos a Rincewind y el libro tratará de su desarrollo, siempre a medias; una pequeña chapuza que englobe el sentido de la petición.

Mientras, en el Infierno, el Rey de los demonios se encuentra en estado cercano a la histeria, porque llevan años observando a Eric, un chico prometedor, inteligente y, punto importante, demonólogo, al que podrían, llegado el momento, sobornar y ponerlo a su servicio.

Parodia las historias de deseos y de pactos con demonios muy en la línea de Pratchett. Las apariciones de la Muerte, de un Creador, y las referencias a los planos del multiverso de Pratchett, así como a la explicación (un poco ligera) de qué es el Infierno en Mundodisco resulta entretenidas. Pero la novela no pasa de ahí: la historia carece de la solidez y frescura con la que cuentan otras de sus obras (Pies de Barro, una novela policíaca perfectamente llevada a cabo), El Segador (sentimental y descriptiva, sin cabos sueltos) y nos ofrece 150 páginas de entretenimiento sin más.

No es una lectura incómoda, ni mucho menos, pero sin duda, hay cosas mucho mejores que leer.