Google+

martes, 26 de febrero de 2008

En el semáforo

El semáforo estaba en rojo, y allí parado, mientras llovía, no podía evitar preguntarse en que momento alguien había concebido la maraña de calles, la circulación de los automóviles, ¿cómo se había extrapolado, normativizado y consensuado el sistema? Contemplar el rastro pronlongado de las luces rojas de las partes traseras de los coches mientras estos pasaban a velocidades endiabladas a unos metros de él, se convertía en algo hipnótico. ¿Cómo sería la interpretación de las señales de tráfico en sus inicios? Ahora su significado estaba claro, implantado en nosotros desde nuestras más tierna infancia; llenas de connotaciones: los símbolos de prohibido, las cruces, el color rojo, el color azul... pero ¿y al principio? Y, allí, en el semáforo en rojo, divagó sobre pequeñas minucias, sobre normas de tráfico y sobre la lógica aplicada, y esperó a que se pusiese en verde.