Google+

lunes, 4 de febrero de 2008

Devir, la Bruja

El niño al que le arde el brazo se revuelva por el suelo, el fuego va devorando su ropa, prende el pelo… los adultos corren hacia él e intentan ahogar el fuego, algunos buscan agua desesperadamente. Devir, víctima de un ataque de nervios contempla la escena aterrada hasta que, finalmente, huye. Nadie la mira, todos pendientes del niño. Devir corre sin mirar atrás hasta alejarse de las miradas. Su respiración está acelerada, su cara contraída mezcla de la hipoxia y de los nervios, está llorando. Sigue corriendo, apenas puede más cuando una voz la llama>

- Niña, ¡eh, niña!

- ¿Qué haces aquí? ¿Te… has perdido? – pregunta con gesto preocupado.

- Yo… he hecho algo horrible…

- Bueno, pequeña – el hombre se acerca a ella y se acuclilla – no puede ser tan grave. ¿Qué ha pasado?

- Yo… he ma… he matado a un niño – Devir se acerca y agarrada a la túnica del hombre, llora.

- No llores, niña. A ver, ¿qué pasó exactamente?

- Ellos… se metían conmigo. Siempre lo hacen y… yo quería defenderme, pero no sabía cómo y… yo… sólo pensé en cómo podría hacerle daño y… entonces empezó a arder y… mis manos también ardían… pero no prendieron… pero él sí… y me asusté… y corrí…

- ¿Ardió sin más, al igual que tus manos?

- Sí.

- Es una época difícil, niña. Y tienes poder, no debes verlo como algo malo. Sólo ha sido un accidente. Sé que ahora te parece horrible, pero yo te podría enseñar a controlarlo y, al final, te resultaría útil.

- Tranquila… mira, te lo plantearé de forma fácil ¿qué es lo peor que te puede pasar si te quedas conmigo?

- Que… ¿me mates?

- Bien… ¿se diferencia mucho de lo que harán en tu pueblo si realmente has matado al chico?

- Pero yo no quería…

- Pero son plebeyos, son escoria sin Poder. No entienden de Almas, no entienden de Mana, son las sobras a las que los dioses no dotaron… es la turba, la masa. Ven conmigo, y yo te enseñaré.

- Tus alternativas no parecen muy buenas… - añade el hombre y, sin esperar respuesta, echa a andar. Devir lo sigue calladamente.

.

- Me llamo Gakin – dice sin volverse.

- Yo, Devir

- Bonito nombre, niña, bonito nombre. Algún día las personas escucharán tu nombre y temblarán. Y serán bellos días, bellos y maravillosos días.

__________

Hoy abandono a este personaje de un famoso MMORPG que 20 días 17 horas de juego me ha dado a lo largo de bastantes meses.

Este texto surgió dentro de una base para una historia gráfica, pero las prisas y las presiones estudiantiles hundieron la posibilidad, tanto de llevar un guión serio y consecutivo, como la de mantener el trabajo del dibujante. Tal vez para Age of Conan...

Un beso, Devir.